Entre el deporte y la solidaridad

Mientras Europa se pelea por el número de refugiados que debe acoger en sus países, mucho más cerca de nosotros sigue adelante un proyecto solidario que merece la pena y se relaciona con el ciclismo. “ Ocho chavales, siete eritreos y un sirio, son los protagonistas. El objetivo es ayudarles a cambiar sus vidas a través de la bicicleta”. Deben ganar en autoestima y formarse también en otras facetas de la vida recibiendo formación académica en aquellas áreas que les ayuden en su desarrollo. Vivirán en Idiazabal, ya que el ayuntamiento de esa localidad les deja una casa durante el tiempo que estén entre nosotros.

“Gracias al proyecto del año pasado, nos dimos a conocer y una ONG de Holanda, Marco Polo Refugee Team, se puso en contacto con nosotros, Proyecto Ciclista Solidario, para que diésemos a estos chicos una formación en el País Vasco de tres meses” afirma el excorredor Mikel Gurrutxaga que hace unos meses lideró un proyecto con cinco ciclistas etíopes.

Recibió apoyo de diversas personas. Entre ellas el ciclista Urtzi Murgía que les acompañó buena parte del verano. Se trataba de que recibieran una formación y la trasladaran luego a los países de origen. De aquellos corredores, tres compiten en equipos aficionados en esta temporada y el resto dirige una escuela para niños.

Este proyecto no se sustenta sin ayudas. Ner Group, “una asociación de 22 empresas que, aparte de generar sinergias entre nosotros compartiendo experiencias y conocimientos, buscamos un desarrollo humano más justo y sostenible, un compromiso con la sociedad. Esto para nosotros es un proyecto solidario”, afirmaba en rueda de prensa  el coordinador de Compromiso con la Sociedad de Ner Group, Juanje Anduaga.

 

Son Xiker Barrio, Angel Gómez, Aratz Imaz y Arkaitz Ruiz de Loizaga quienes se encargarán de la coordinación de los entrenamientos y de la competición junto a varios voluntarios que dispone Ner Group.

 

También te puede interesar

0 comentarios