Maialen Chourraut, la constancia y el trabajo le llevan a Río

Maialen Chourraut, como no podía ser de otra manera, ratifica en un fin de semana todo lo que ha venido gestando en los últimos cuatro años desde que se colgó del cuello la medalla de bronce en los JJ.OO de 2012.

Después de quedar primera en los cuatro descensos del fin de semana gana en propiedad la plaza que ella misma había logrado para el piragüismo estatal en los mundiales de Londres. “Ya es mía”, exclamó encantada tras demostrar su fortaleza ante sus compañeras y rivales.

Enlazará por tanto tres citas olímpicas, hecho que no está al alcance de muchos deportistas. Nadie se sorprenderá de la conquista, porque es recta, tajante en el trabajo, disciplinada y llena de valor. Cree en ella por su esfuerzo porque nadie le ha regalado nada.

En una de las entrevistas que le hice antes de los Juegos de Londres me decía sin pestañear que su objetivo era el oro y que no había que conformarse con nada que no fuera el primer puesto. Cuatro años después le hemos preguntado lo mismo, en referencia a los alicientes. La respuesta ha sido la misma “el oro, porque es algo que no he conseguido nunca y no sé cómo es”.

Pudiera entenderse como una chulería, pero no lo es para nada. Es competitiva en grado sumo, lo quiere tener todo controlado, incluso las corrientes, el viento, la temperatura, elementos que no dependen del entrenamiento doble de cada día.

Entendió que la vida y el deporte deben congeniarse y llevarse bien. Después del anterior compromiso olímpico decidió pensar en ella. Paró y afrontó con éxito la posibilidad de ser madre. Embarazada de muchos meses seguía bajando por el canal de la Seu para que su hija sintiera las sensaciones de competir sobre el agua en movimiento, bajando, remontando. Paró cuando no hubo más remedio.

Cuando nació la niña pronto se puso de nuevo encima del kayak y viajaba con ella a donde hiciera falta si la competición lo requería. Mujer deportista en plenitud, demuestra su valor. Elegida la mejor por la prensa, por los resultados, por la competición…sólo queda aplaudir, solidarizarse con su proyecto y desearle suerte y recursos suficientes como para alcanzar su dorado sueño.

También te puede interesar

0 comentarios