Sucedió en Boston

El público se levantó de sus asientos y le ovacionó como se merecía. Javier Fernández López es un patinador que pasa la vida sobre el hielo. Va a cumplir 25 años dentro de unos días y a estas horas ya ha sido campeón del mundo dos veces. La última hace pocas horas en Boston. Alli se dieron cita todos los favoritos para ofrecer dos programas; uno, corto y el otro, libre.

Brian Orser cuenta entre sus deportistas a los dos más grandes patinadores del momento y que se están repartiendo todos los títulos en juego. Los dos compiten, se conocen, son amigos y hacen del patinaje artístico un espectáculo, mezcla de esfuerzo físico, capacidad, inteligencia, atrevimiento.

En el mismo escenario en el que Larry Bird brillaba entre las estrellas de los Celtics en la NBA, Javier Fernández y Yuzuru Hanyu volvieron a protagonizar el duelo de primer nivel y gran altura que llena los pabellones allí donde hay cultura y pasión por este deporte.

Llegaron ambos con ventaja sobre sus rivales al último día de competición. El japonés disponía de un colchón de puntos gracias a la formidable primera jornada, pero no brilló tanto en la segunda. El madrileño, por su parte, se fue arriba.

Quizás porque aquello es América decidió patinar con la banda sonora de la película ‘Ellos y Ellas’, escrita por Frank Loesser en 1955 para acompañar una historia protagonizada por Frank Sinatra y Marlon Brando. Javier Fernández agarró el toro por los cuernos. Ni un error, ni un fallo, en todos los intentos; triples toe, cuádruples, salchow, secuencia de pasos…una cadena de saltos impresionante.

Lo mismo que la puntuación final: 314,93 puntos que suponen su mejor marca personal, doce puntos por encima del récord conseguido en el Campeonato de Europa de Bratislava. El City Garden no pudo permanecer impasible ante el torrente de poderío del patinador que renueva su condición de campeón conseguida en Shangai.

Más allá de podio, cabe preguntarse por los esfuerzos que hay detrás del éxito, las horas de entrenamiento, las caídas, las lesiones…Boyan Jin cerró el podio con el bronce que no es malo ante dos figuras inconmensurables que a veces no parecen humanos. Hace tiempo que me engancharon los dos. Javier Fernández y Yuzuru Hanyu, la rivalidad bien entendida.

 

También te puede interesar

0 comentarios