El Cimera que nadie quiere perderse

Fueron muchas las ocasiones en las que imaginamos cómo hubiese sido la Poule 2015, con esa extraordinaria generación de clásicos. La añoranza de lo que pudo haber sido, da paso ahora a la expectación que ha suscitado la edición 2016 que se disputa el próximo domingo, en la que no faltará ninguno de los primeros espadas. Arguero, hasta ahora indiscutible líder de su generación, partirá como merecido favorito, aunque su camino hacia el triunfo estará lleno de obstáculos.

El negrillo de Arizkorreta se presenta a la cita con unos argumentos muy sólidos. Su victoria en el Torre Arias no hizo sino confirmar todo lo bueno que transmitió en una campaña impecable como dos años. Físico, cambio de ritmo, velocidad táctica… son muchos los atributos que se le han visto a Arguero, pero por encima de todos ellos, está la tremenda sensación de poderío que ha transmitido cada vez que ha saltado a la pista. Un sensación que traspasa el vacío y cala dentro de cada aficionado.

Se le pueden buscar las cosquillas al hijo de Double Mix, pero ninguno ha demostrado tanto como él hasta la fecha. Gustó mucho como lo hizo el Saf-Saf Malte Brun en su reaparición. Aunque en un lote algo inexperto, dejó una gran impresión ante potros con orígenes de campanillas. Christian Delcher ya sabe lo que hace falta para ganar los grandes premios en Madrid y cada vez que baja a la capital infunde respeto. Tanto o más poder intimidatorio tiene Joanes Osorio, que además parece tener la cuadra on fire. El debut de Ombos fue arrebatador y a nadie sorprendería verlo luchar por la victoria este día, aunque la inexperiencia juega en su contra.

Además de los favoritos, el resto de contendientes no serán mera comparsa. Alfieri, Pephermo, Flanders Flame y Kuvasz se han ganado a pulso estar en la Poule y Mahon, Wedge, Gael Legacy y Dosnueveuno tampoco desentonan. Los ingredientes no podrían ser mejores para una carrera que se presenta apasionante. A los alicientes hay que añadir la presencia de una contrastada figura en el turf galo como Stephane Pasquier y la de la prometedora estrella Vincent Cheminaud, ya primer jockey de Abdullah.

Resto de la jornada

Abrimos la jornada con un sprint sobre 1100 metros en el que reaparece el gran Valiant Blue. Tras un 2015 complicado, cerró el curso de forma prometedora y, a pesar de efectuar una reaparición, creemos que su calidad marcará las diferencias. Para el segundo puesto nos quedamos con la rápida Vale di Rosa, que casi gana el domingo pasado y se verá favorecida por el recorte de metros.

Los clásicos serán protagonistas en la segunda y tercera del programa. Atacama encuentra una gran ocasión de obtener la victoria, aunque habremos de dar la confianza que se ganó en su espléndido debut a Alternativas. En el hándicap nos quedamos con Don Bosco, al que un mal recorrido condenó en su última. Destino Canarias debería hacerlo bien pese a reparecer, pero los 62 kilos que deberá portar son un freno importante.

El menú se completa con el desdoblado del hándicap, en el que vamos a optar por los “naranjitos” de Rafael Huayas. No le tenemos en cuenta su última a Argaly, que entendemos fue únicamente para mantener condición. De vuelta a su categoría y con una escala adecuada, sigue estando en disposición de hacer valer su forma. En la de cierre nos gusta Akeron One, que viene de dar señales de vida con un buen remate de última hora. La carrera tiene muchos agujeros y podría aprovechar su inmejorable situación en la escala.

También te puede interesar

0 comentarios