Épica Zegama-Aizkorri

neska

Ayer a las 9 de la mañana se dio la salida a la XV. edición de la Zegama-Aizkorri. Una edición que pasará a la historia por ser la edición más dura de las disputadas hasta ahora, ya que las condiciones meteorológicas, aunque no fueran las más frías o las peores sobre el papel, resultaron ser durísimas por la lluvia y el viento.

El nivel en línea de salida, insuperable. Será difícil presenciar este elenco de corredores y corredoras en otra línea de salida a lo largo de la temporada. Está claro que todo el mundo quiere venir aquí aunque este año se han echado de menos corredores norteamericanos.

La carrera comenzó muy rápida con un Aritz Egea que salió como siempre, valiente y corriendo como el sabe. Por detrás todos los favoritos a poco tiempo. En Otzaurte, en el kilómetro 7, Aritz seguía tirando muy fuerte y solo despegaba del grupo a Kilian Jornet. A escasos 20 segundos pasaba el grupo con el resto de favoritos.

En Aratz comenzaron a cambiar las cosas. El orientador suizo Marc Lauenstein se mostraba fuerte en la subida al Aratz y se hacía con la cabeza acompañado de Kilian. Aritz Egea fiel a su estilo, comenzaba a perder gas y daba muestras de que algo raro pasaba. Por detrás Luis Alberto, Tom Owens, Manuel Merillas, Jokin Lizeaga, Hassan Ait Chaou, Imanol Goñi, Iban Letamendi y etc. todos sufriendo de lo lindo con las condiciones en la subida del Aratz.

En el paso por Sancti Spirit, la carrera parecía decidida; en primer lugar el suizo ojiplático ante la enorme afluencia de público, pasaba disfrutando y con buena cara. A escasos segundos el de siempre con buena cara y corriendo fácil. En tercera posición Aritz Egea a ya casi 2 minutos con una cara de sufrimiento enorme. Los siguientes, Tadei Pivk, Luís Alberto, Manuel Merillas, Hassan, Imanol, Jokin, Razga….todos a más tiempo del habitual en esta parte del recorrido. El gran favorito Remi Bonnet pasaba con problemas estomacales por este punto tras haber llegado hasta aquí discretamente. Iban Letamendi tenía que dejar la carrera en este punto tras haber sufrido un esguince de tobillo que le impedía casi hasta caminar.

En la cima del Aizkorri, Kilian ya pasó primero con 1:30 de diferencia frente al suizo que seguía disfrutando del público que como siempre en Zegama, se portó a las mil maravillas. En el cresterío comenzaron las miserias. Este el fue el punto clave donde mucha gente presenció en vivo y en directo la crudeza de la montaña.  Ya en la cima hubo corredores que se quedaron retirados y tras pasar el cresterío, otros muchos lo dejaron en las campas de Urbia. Las manos heladas impedían a la mayoría ayudarse de las rocas para no caer y muchos no sentían ni manos ni pies. Maite Maiora confesaba que incluso había momentos en los que no lograba enfocar con claridad del frio.

Por Andraitz Kilian pasaba primero e iba incrementando su renta. El único capaz de aguantar la distancia era Marc. El resto de corredores, perdían poco a poco tiempo respecto al catalán, mermados por el frío y por el cansancio. En la larga bajada desde Andraitz un gran Ismail Razga adelantó posiciones mientras que Owens perdía alguna. No hubo mucho baile de posiciones a pesar de que iban cerca.

En meta, Kilian consiguió su octava txapela parando el crono a tan solo un minuto y 25 segundos del record ! En segunda posición y a más de 9 minutos entró Marc Lauenstein, corredor que llegaba marcado como uno de los favoritos y no defraudó. En tercera posición, un Luís Alberto Hernando que entró a 10 minutos de Kilian con una enorme fatiga en el cuerpo. Destacar la sexta posición de Ismail Razga con un tiempo de 4:05 y la novena posición del incombustible Jokin Lizeaga, que si bien llegó a la salida escaso de competición, volvió a demostrar la pasta de la que está hecho y fue tal su derroche para agradecer al público su entrega que se desplomó en línea de meta.

Imanol Goñi pudo llegar a meta con un discreto tiempo. Venía fuerte a la Zegama, con ganas de hacerlo muy bien pero tampoco pudo soportar las duras condiciones. Igual que Iñaki Uribe-Etxebarria que llegó a meta con una marca discreta pero contento con el trabajo realizado. Hassan Ait Chaou, uno de los tíos mas fiables y regulares del panorama del trail running, no pudo soportar el frío y tuvo que retirarse. Una pena y otro ejemplo de que lo de ayer fue una criba.

La carrera femenina fue quizás más emocionante ya que había varías favoritas, alguna tapada y alguna que otra incógnita. Azara, dinamitó la carrera desde el inicio poniendo un ritmo infernal. Por detrás, la norteamericana Megan Kimmel y Oihana Kortazar a casi 1 minuto en Otzaurte con Ragna Debats; a casi 2 minutos de estas tres corredoras, la jovencísima noruega Yngvild  Kaspersen. Un poco más atrás, Marta Molist seguida de Maite Maiora. Para este punto la carrera ya parecía estar rota aunque aún faltaba mucho.

En Sancti Spirit Azara pasó fuerte y parecía que abriendo distancia entre la segunda clasificada Megan Kimmel. No obstante y como se suele comentar muchas veces, la Zegama comienza en este punto. Megan realizó una excelente subida y alcanzó a la cántabra en la cima, donde la pasó y tomó la cabeza de carrera. Por detrás, Oihana pasaba tercera a 6 minutos de la cabeza de carrera y con cara de ir sufriendo de lo lindo seguida por Yngvild, Ragna y Marta. A no mucha distancia Maite Maiora seguía en carrera. En este punto Aitziber Ibarbia y Maria Zorroza ya iban a casi 10 minutos respecto a Oihana Kortazar y con signos de estar pasándolo mal. Uxue Fraile pasaba fresca como una lechuga como si estuviera disfrutando de la meteorología. Elena Calvillo y Oihana Azkorbebeitia pasaban retrasadas pero parecía que iban bien.

La zona del cresterío fue agónica para todas, excepto para la noruega. Megan Kimmel tomaba la cabeza y Azara se retiraba por hipotermia. Oihana y el resto de corredoras seguían como podían mientras que Yngvild avanzaba con paso firme. En Urbia ya pasó segunda y en Andraitz, primera. Aitziber Ibarbia y Maria Zorroza también abandonaban en Urbia sin fuerzas para poder seguir adelante. Por detrás, Oihana, Maite, Uxue y el resto seguían como podían.

Tras coronar Andraitz las posiciones no cambiaron mucho mas. Yngvild  Kaspersen, la noruega de 20 años de la que se hablaba como favorita, llegó a meta en primera posición con un tiempo de 4:50:58. Por detrás Megan Kimmel a 9 minutos y en tercera posición Oihana Kortazar a 16 minutos de la ganadora. Una sorprendente Marta Molist alcanzaba la cuarta plaza y Maite Maiora era quinta.

El número de abandonos fue aproximadamente de un 25%, en el grupo femenino, más del 40% abandonó la carrera. El número de participantes que bajaron de las 5 horas fue casi la mitad del año pasado por ejemplo y muchos corredores excepto Kilian y alguno más, empeoraron sustancialmente sus marcas.

Parece que el tiempo pilló desprevenido a todo el mundo, tanto a la organización que al parecer no advirtió que las condiciones en Aizkorri eran malas como a la mayoría de los participantes que confiados con la buena temperatura en Zegama, salieron escasos de ropa. Afortunadamente, la organización, voluntarios, servicios de rescate e incluso público asistente estuvieron de 10 y no hubo que lamentar males mayores. Seguro que esta edición ha servido para aprender.

Ya queda menos de 1 año para la XVI edición!!!

Fotos: Jordi Saragossa

 

También te puede interesar

0 comentarios