La apisonadora Nemqueteba no deja títere con cabeza

NEMQUETEBA - DERBY 29 MAYO 2016

(Foto: Luis Horcajada)

Nemqueteba ganó el combate por KO. El hijo de Pour Moi fue una locomotora que arrollaba con todo a su paso, una apisonadora que aplastó cualquier atisbo de respuesta por parte de sus rivales. Lo que hizo el pupilo de Joanes Osorio en el Derby fue una exhibición en toda regla. Magistralmente administrado por Jaime Gelabert, se llevó el Gran Premio Villapadierna con una  increible demostración de poder, otorgando así su primer derby al joven jinete y al Duque de Alburquerque, su preparador, que no se equivocó cuando en UF Radio avisaba de sus opciones si el terreno estaba firme.

La irrupción de Nemqueteba esta primavera fue tan impactante, que poco importó que hasta entonces fuera un desconocido. Las palabras del siempre cauto Joanes Osorio sobre su valía, despertaron a partes iguales sorpresa e ilusión en los aficionados. Expectación por la posibilidad de estar ante el nacimiento una nueva estrella. Sin embargo, el barro y la lluvia del Velayos apagaron de golpe la llama que se había encendido. El fango escondió ese día el valor del campeón, que no obstante quedó con la moral intacta. “Si el terreno está firme tiene una primera posibilidad” decía el Duque en Ultimo Furlong. Aviso a navegantes.

Que Fayos elegiese a Ombos incrementaba las dudas en la previa de la carrera, pero éstas quedaron enterradas para siempre después de 2400 metros inolvidables. Nemqueteba recordó por momentos a Noozhoh Canarias. No sólo por su precioso careto, sobre todo por su brillantez de salida, queriendo galopar como si no existiese la fatiga. Con un tranco demoledor, queriendo tragar metros con la voracidad de un chacal. Esa valentía le costaría cara a cualquiera, pero los fuera de serie se convierten en apisonadoras. Si vas a por él de inicio, saltas por los aires, si decides esperar, será demasiado tarde.

Ante semejante despliegue físico, el jockey tenía que estar especialmente acertado en la administración de fuerzas. Pero sin miedo a equivocarnos, podemos decir que Jaime Gelabert es un maestro corriendo en punta. No importa que todavía sea un chavalín y que tenga mucho por aprender. Tiene un talento innato que le va a llevar a ser el mejor. Ayer lo demostró dejando hacer a Nemqueteba, sin pelearse con él, pero con la pausa necesaria para que el caballo respirase. Gael Legacy intentó seguirlos pero acabó en la lona. Tupy Guarani y Arguero intentaron reaccionar y se quedaron sin oxígeno. El único que fue capaz de remontar fue Again Charlie, con una recta final destacable para colgarse la plata. Su compañero de patio Ombos completaba el podio, eclipsado por lo que había hecho el ganador. Sabiendo que su próximo objetivo será la Copa de Oro, uno no puede dejar de soñar con lo que puede ofrecer Nemqueteba el 15 de agosto en el verde donostiarra.

Tres de Janacek

En la previa ya se intuía que podía ser un gran jornada para Vaclav Janacek y el jinete checo finalmente se adjudicó tres victorias. Conseguidas además en las tres primeras de la mañana. Primero con Candy O en la de potros, que arrebató el triunfo por primera vez a Ana Imaz en una carrera de dos años, segunda con Arrigunaga. Los progresos del de Anaya en los entrenos se vieron confirmados con el éxito en el pasto.

En el premio Satrústegui, Janacek había elegido a Alfieri en detrimento de Bruneta. A la hora de lanzar el pronóstico era complicado decantarse por uno de los dos, pero el ojo del checo no falló, cayendo la balanza en favor del macho. El hat-trick del Diablo del Este se completó con Belge Menci en el hándicap segunda parte, con una meritoria carrera en punta. La primera manga del hándicap nos dejó el triunfo del recuperado Ranyan. El alazán siempre ha sido un buen caballo y puede tener un bonito programa en el verano donostiarra. Otro alazán de calidad, Lince, puso la guinda a la jornada con su triunfo en el premio Yeguada Larzabal.

 

 

También te puede interesar

0 comentarios