¡Campeonas!, tal cual

El día que Unai Emery ganó con su equipo la tercera Europa League consecutiva para el Sevilla, le envié un mensaje desde la confianza: “Aburrís. Siempre lo mismo”.

Algo parecido, corregido y aumentado, pudiera decirse del Balonmano Bera Bera, el equipo femenino que no pierde la oportunidad de confirmarse como el mejor del estado cada vez que se cruza con sus rivales en competiciones cortas o largas. Las cifras que maneja en las tres últimas temporadas apabullan. Doce títulos disputados, once ganados.

Probablemente, no haya un solo equipo capaz de presentar esas credenciales que le acreditan. En la plantilla existen algo así como constantes vitales, latidos que les hacen comportarse de un modo particular como grupo. Los últimos cuatro técnicos Reyes Karrere, Imanol Álvarez, Aitor Etxaburu y, ahora, Montse Puche son entrenadores ganadores. Cada uno con su estilo y con las dinámicas elegidas para que la máquina carbure.

Y no son las mismas jugadoras. Basta hacer una comparativa, por ejemplo, entre la plantilla de hace tres temporadas y la actual para comprobar la diferencia de protagonistas, aunque la resultante final sea la misma. Las dificultades económicas les han llevado a gestionar mejor los recursos y a invertir lo justo, lo que se tiene. Hacer una plantilla de valor es un milagro. Con eso les ha bastado para competir del mejor modo, porque en el seno del equipo hay valores que no se compran en el mercado, ni los ofrecen los representantes.

Una de las claves del entramado se llama Matxalen Ziarsolo, la capitana, toda una vida dedicada al balonmano femenino y al club del que ahora se retira. Entre la impronta personal y la defensa de las señas de identidad, el equipo le valora. Las de casa y las que no lo son, porque siempre ha hecho esfuerzos por ayudar a integrarse cuanto antes a las jugadoras foráneas. Anteponen el grupo a las individualidades. A mayor cohesión, mejor respuesta coral. Realidad innegociable.

Ahora, su retirada y la de sus compañeras Bea Fernández y Tania Yáñez, obligará al club a mover ficha y a tratar de conseguir otro equipo competitivo que pelee por todo, aunque a veces resulte imposible. Son insaciables en los retos y en los objetivos. Lo mismo  que en la búsqueda permanente de patrocinios con los que hacer frente al presupuesto y a la voluntad de competir en Europa en las mejoras condiciones. Éste es un asunto pendiente que llevan tratando de resolver desde hace tiempo. No se cansan de llamar a las puertas…tratando de encontrar la respuesta que se merecen por su exitosa travesía, pero…

 

También te puede interesar

0 comentarios