Los chicos del “seven”

El rugby será deporte de estreno en Brasil 2016. O de reestreno porque, en 1924 en los juegos de París, Estados Unidos consiguió la última medalla. No en la modalidad habitual de quince jugadores, sino en la de siete, el “seven” que obliga a todos a un esfuerzo enorme. Cuando hace años se supo que en Río de Janeiro había una oportunidad para que deportistas nuestros pudieran estar con este deporte y en esa versión, hubo quienes comenzaron a mover ficha y a explotar las posibilidades.

Como casi siempre, la empresa no ha sido fácil, primero porque el rugby aunque está bien asentado en nuestro territorio vive en franca desigualdad con otros países con más recursos y muchos más practicantes. Se hizo una reflexión, seguida de una propuesta y pronto aparecieron voluntarios para reconvertirse o para compaginar las dos modalidades. La mayoría lleva diez años trabajando por alcanzar el sueño.

Han ido poco a poco haciendo camino. Incluso, los jugadores se han costeado algunas concentraciones. El pasado febrero un grupo de jugadores decidió pagarse de su bolsillo una gira por Fiji. ¿El objetivo? Tres semanas para entrenarse en el país que mejor juega a ese deporte en la especialidad del rugby 7. Las cosas fueron sucediendo paulatinamente hasta el pasado fin de semana.

Quedaba una plaza. Se la jugaban en el preolímpico de Mónaco. Primero, en la fase de grupos, derrotaron a Corea del Sur y México, perdiendo con Hong Kong. Clasificados para la ronda definitiva, se impusieron a Rusia e Irlanda, antes de la final contra Samoa. Ser o no ser.

La selección española salió a por todas y comenzó de manera formidable con un par de ensayos (12-0) en los primeros minutos. Samoa reaccionó y se puso por delante en el marcador, hasta que los de Tiki Intxausti lograban remontar con dos ensayos, el segundo en la jugada final del encuentro con un “try” histórico de Ignacio “Iggy” Martín. No había tiempo para otra cosa que las celebraciones y el soponcio mayúsculo de los samoanos que venían de ganar el Torneo de París de las Series Mundiales.

Lo que parecía imposible es una realidad y este equipo que se lo ha currado de manera increíble competirá con Brasil como equipo anfitrión; Fiyi, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Gran Bretaña, las cuatro primeras de las Series Mundiales 2014-15; y las campeonas de las seis zonas continentales: Argentina, Estados Unidos, Francia, Australia, Japón y Kenia.

Así, de este modo, jugadores guipuzcoanos como Pablo Feijóo, Igor Genua o el propio Ignacio Martín verán recompensado su esfuerzo con la presencia en Río. Se lo merecen.

También te puede interesar

0 comentarios