Una de patrones

No hay trainera sin patrón, ni barco sin timonel, ni rebaño sin pastor. Nunca fue fácil mandar porque la autoridad la conceden quienes confían en la persona que les conduce. Es un buen detalle que la ACT-Liga San Miguel establezca una clasificación de patrones y que elija «al mejor» a lo largo de la temporada.

Gana uno, pero le secundan todos. No es fácil dirigir el ímpetu de quienes llevan un remo y ponen en él la fuerza máxima de sus cuerpos. Una regata de traineras es un ida y vuelta, a mil revoluciones, con el corazón palpitando a no sé cuántas pulsaciones.

El patrón deben llevar el barco con buen tino y son. Debe acertar y dirigir la nave. Debe mirar a los ojos a todos sus compañeros, recibir por el auricular las órdenes de sus preparadores y pedirles a sus compañeros el último esfuerzo, un punto más, hasta el postrer aliento.

Su acierto está en no equivocarse y elegir el camino que merece la pena y puede conducir a la victoria. Endika Pérez y Unai Oliden se hicieron acreedores al premio. Sumaron 20 puntos, por los 15 de Aranberri y Amunarriz. Ellos junto a una buena parte de los patrones de la liga sintieron el cariño y el aplauso que reconoce sus méritos.

Jóvenes y veteranos, representantes del debutante Ares, junto a Kaiku, Zierbena, Astillero, Kaiku, Urdaibai, Hondarribia, Cabo, Zumaia y San Juan dieron valor a la idea que les reconoce todos los esfuerzos. El presidente de la ACT, Pedro Andueza, con sus directivos, el patrocinador y los medios de comunicación cerraron la temporada en la sociedad Hondartza de Zarautz. Menú amplio, delicioso, fruto del esfuerzo de las personas que lo prepararon y sirvieron. Ambiente fraternal, como debe ser.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply