Bidasoa, que perdía de ocho, salva un punto en Artaleku

La fe mueve montañas aunque parezca imposible. El Bidasoa empató en casa ante el Puerto Sagunto (28-28) después de llevar una desventaja de ocho goles, ya en el segundo tiempo (13-21). Los de Jacobo Cuétara no daban una a derechas. Perdían balones, erraban pases, no acertaban ante la portería valenciana y su defensa no era suficiente como para detener el buen juego de los visitantes que llegaron al descanso (10-16) con todo de cara. Los foráneos se mostraban eficaces y sin fisuras haciendo el partido cómodo para sus intereses.

Dos goles más del equipo visitante obligaron al entrenador local a solicitar un tiempo muerto cuando todo se complicó sobre manera. Con intercambio de goles fueron pasando los minutos sin mayores sobresaltos como si todo el pescado estuviera vendido. Quedaba un cuarto de hora para la conclusión (16-22). Por esas cosas que pasan, los de Nikola Milos comenzaron a ser menos eficaces y parecieron estar más cansados. El Bidasoa creyó en la remontada imposible,

La defensa dio un paso al frente y el ataque dejó de estrellar balones en el cuerpo del meta Bruixola. La conexión entre Javi Borragán y los pivotes Basaric e Iker Serrano, debutante, comenzó a rentar. El lateral se echó el equipo encima y lo condujo por el camino de la épica. Entre los tres,dieciocho goles. También los extremos Crowley y Cavero encontraron red en una reacción coral.

La grada de Artaleku se vino arriba a medida que las distancias se acortaban. A falta de cinco minutos, Bidasoa nivelaba la contienda (26-26). Todo podía pasar en medio de la tensión de ambas plantillas. Por dos veces se adelantó Puerto Sagunto y otras tantas empataron los irundarras. El último gol, obra de Borragán a falta de cinco segundos para la conclusión, provocó el delirio en la parroquia local y desolación en los visitantes.

Bidasoa remontó y sumó un puntazo. Lo tenía perdido, en tanto que los saguntinos, con enormes ventajas durante buena parte del encuentro, se dejaron medio botín en el camino. La igualdad deja mucho mejor sabor de boca entre los locales.

FICHA TÉCNICA

Bidasoa-Irun 28: Dejanovic (8 paradas), Crowley (3), Nonó (1), Odriozola (1), Borragán (11), Popovic, Lancina -siete inicial- Zubiria (4 paradas), Cavero (2), Martínez (1), Aldaba (1), Serrano (2), Muiña (1) y Basaric (5).

Fertiberia Puerto Sagunto 28:
Bruixola (14 paradas), Pérez de Hinestrosa (6 goles), García (6), Spiljak (3), Pozzer (5), Fernández (1), Sorrentino (3) -siete inicial- Moral ( 1 parada), Ruiz, Tarraso (3), Alegre, Linares, Pacheco (1) y Sario.

Marcador cada 5 minutos:

1-3, 3-5, 5-7, 7-9, 9-11 y 10-16 (descanso);

10-18, 12-19, 16-22, 21-25, 26-26 y 28-28 (final).

Incidencias: Artaleku. 1500 espectadores.

Árbitros: Fernández Molina y Murillo Castro (Andalucía). Excluyeron a Martínez (2), Crowley, Popovic, por los locales y a Spiljak, Pozzer (2) y Linares. Muiña (21′) y Fernández (33′) vieron la roja directa.

You may also like

0 comments

Leave a Reply