Lo que cuesta ganar…

zarautz

El primer derbi del balonmano de plata masculino en Gipuzkoa se disputó en Usabal, entre el local Tolosa y el visitante Amenabar Zarautz. A los dos equipos les sobra ilusión, entrega y fortaleza, pero lo que cuentan son los puntos. Ambiente por todo lo alto, con las hinchadas entregadas a su causa en un partido emocionante.

La salida fue mejor por parte de los zarauztarras que cobraron pronto amplia ventaja (2-7), pero que vieron cómo sus rivales entraban en el partido como el cuchillo en la mantequilla. gracias al trabajo de los extremos Ortiz y Díaz de Cerio, más las entradas de Ioritz Goiketxea. A los cinco minutos de la segunda parte (13-13), el marcador se igualó y a partir de ahí los nervios se pusieron la camiseta.

Los urdiñas consiguieron corta ventaja y daba la sensación de que podían ganar, pero fallaron demasiados siete metros y los errores dieron alas al rival. Ahí aparecieron las tablas y la experiencia. Una vez más Mikel Iraeta se echó el equipo a la espalda, Xabat Olaizola apuntilló y cuando había que ganar un liftado de Mikel Amilibia sobre el meta Urtzi Otegi y la resolución de Ohian Balenziaga llevaron la alegría al bando forastero (20-22).

Siempre que ganan, acostumbran a hacerse la foto de familia en el vestuario para compartir la alegría con sus partisanos y demostrar que nada es fácil y que el triunfo cuesta mucho. El Tolosa es víctima de la ansiedad. Están en partido hasta el final, pero la necesidad de ganar le juega malas pasadas. Cuando mueve el balón con calma y decide percutir sobre el rival no es menos que nadie. La victoria llegará donde menos se lo esperan. Dos tarjetas rojas en un encuentro de diez exclusiones demuestra que nadie se anduvo con txikitas.

También te puede interesar

0 comentarios