Irribarria-Rezusta, diecinueve años después

irribarriarezusta.jpg neo

Iker Irribarria y Beñat Rezusta son los nuevos campeones del mano por parejas después de ganar la final (21-14) en el frontón Bizkaia de Bilbao a Oinatz Bengoetxea yMikel Larunbe. Han debido transcurrir diecinueve años para que una pareja de pelotaris guipuzcoanos obtenga la txapela y el título que les acredita. Partieron como favoritos y han llegado al triunfo final con la misma vitola. Su victoria por tanto no sorprende.

Sin embargo, hay que jugar los partidos y ganarlos. La pareja azul no dio el brazo a torcer y en mitad del encuentro aunque perdía (13-12) mantenía intactas sus opciones. Iribarria y Rezusta no dudaron en ningún momento. El zaguero campeón respondió a todo, tanto en defensa como en ataque. A Bengoetxea le dejaron entrar poco y se dedicaron a bombardear una y mil veces a Larunbe hasta que el zaguero de Galdakao no pudo más. El partido siguió el camino inexorable hacia el final con un parcial elocuente (9-2).

Rezusta fue elegido el mejor jugador de la final y del campeonato. La pelota le debía un título porque hace un año, disputando el partido decisivo junto a Irujo, la lesión de éste le impidió disfrutar de lo que posiblemente le esperaba. Más allá de las discusiones del material, más allá de la presión, la pareja guipuzcoana ha demostrado con creces ser la mejor del campeonato.

Es la confirmación de los jóvenes valores, el cambio generacional. Irribarria es el actual campeón manomanista y ahora lo es también del parejas. Ofrece en la cancha una madurez enorme impropia de un chaval de 20 años. Cubre cancha, lee el juego y decide tanto en los cuadros alegres como en los pelotazos largos a la zaga contraria.  Una final solo la puede conseguir una pareja y en este caso la suerte y el mérito sonríen a Irribarria-Rezusta quienes devuelven el título a Gipuzkoa muchos años después de que Unanue-Errasti derrotaran (22-21) a Etxaniz-Elkoro en el Atano donostiarra el 11 de abril de 1998. Demasiado tiempo de espera que ha merecido la pena.

También te puede interesar

0 comentarios