Bidasoa mantiene la categoría con una enorme reacción final

Bidasoa seguirá jugando el año que viene en Asobal. Por méritos propios derivados de un triunfo agónico ante un Valladolid que jugó un balonmano espléndido en el parqué de Artaleku. El triunfo local (34-31) no fue tan holgado como pueda parecer por los números finales. Quitando el 2-1 del comienzo, los irundarras sólo se pusieron por delante en el 31-30, a falta de cinco minutos para el final. Las cosas cambiaron casi a la desesperada. Cuétara adelantó la posición de Kauldi para defender un 5-1 muy profundo, que precipitó el juego de los pucelanos.

El extremo de Zumaia robó balones, los jugó al contraataque de modo admirable y además terminó jugadas en su posición habitual. Contado todo, marcó diez goles y cinco de los seis últimos de su equipo. Partido para enmarcar porque lideró la reacción cuando más falta hacía.

Hasta entonces Valladolid Recoletas había llevado el peso del partido, moviendo el balón con acierto y una táctica eficaz hasta conseguir el hueco en la defensa local y sentenciar desde cualquier posición. Lo mismo daba un lateral (Victor Rodríguez) o un pivote (Serdio) o los extremos (Camino y Fernando Hernández). Al entrenador visitante Nacho González le gusta rotar a toda su gente y cambia jugadores que no bajan el rendimiento ofensivo (Viscovich o Jorge Serrano).

En ese paisaje Bidasoa no se sentía cómodo (5-10, 6-11) y veía oscuro el horizonte. Sólo el mejor Azkue mantenía el tipo, sin miedo, desdoblando a línea de seis metros y rematando con acierto ante Javier Díaz. La conexión con el pivote Iker Serrano también dio frutos y en un camino de altibajos el partido llegó igualado al descanso (15-16). Ni tan mal para el calvario padecido. En la reanudación Bidasoa nivelaba (16-16) y el encuentro invitó al nerviosismo local mientras el reloj avanzaba rodeado de incertidumbre. Los visitantes, pese a una inferioridad, marcaban dos goles seguidos y volvían a cobrar ventaja (22-25, 25-28).

La presencia entonces de Asier Zubiría bajo palos permitió recuperar varios balones que se convirtieron en goles en la portería contraria. Artaleku apretó como en las grandes tardes. Ni los tiempos muertos solicitados por el técnico foráneo, ni la gestión del juego visitante, impidieron la reacción final con un increíble parcial (9-2) que determinó la suerte del partido. Se comprometieron todos, porque en una catarata de aciertos marcaban Nonó, Muiña, Jon Vázquez, Lancina y los referidos Azkue y Kauldi Odriozola, impecable e implacable.

El triunfo deja matemáticamente al Bidasoa en la categoría a falta de una jornada para el final del campeonato. Objetivo cumplido. Le espera ahora concluir la liga en Cangas y jugar la Copa. El Granollers será el rival en cuartos de final.

Ficha Técnica

Bidasoa Irún (34): Pedja Dejanovic (Asier Zubiria), Jon Vázquez (3), Nonó (3), Kauldi Odriozola (10, 1p), Borrragán (-), Iker Serrano (4), Azkue (7) -equipo inicial- Iñaki Cavero (1), Cristian Martínez (1), Markel Beltza (-), Aldaba (1), Iago Muiña (2), Basaric (-), Popovic (-) y Lancina (2).

Atlético Valladolid (31): Javi Díaz (César Pérez), Turrado (1), Fernando Hernández (6, 5p), Rubén Río (-), Serdio (3), Miguel Camino (3), Víctor Rodríguez (5) -siete inicial- Diego Camino (2), Nico López (1), Alfonso de la Rubia (1), Roberto Pérez (1), Viscovich (4), Jorge Serrano (4), Lorasque (-) y Dani Dujshebaev (-).

Parciales cada 5 minutos:

2-1, 4-4, 4-8, 7-11, 11-13, 15-16 -descanso-

17-19, 21-23, 24-26, 29-29, 31-30 y 34-31.

Árbitros: Álvarez Menéndez y Friera Cavada. Exclusiones de  Kauldi Odriozola, Víctor Rodríguez y Serdio.

Pabellón: Pabellón Artaleku. En los prolegómenos del encuentro se rindió homenaje a los jugadores que hace treinta años lograron el título de liga. Los 1.800 espectadores que acudieron al partido despidieron al equipo con muchos aplausos.

You may also like

0 comments

Leave a Reply