La primera piedra

La puesta en escena en las puertas de Anoeta, con las excavadoras dispuestas a iniciar su trabajo, significa el punto de partida definitivo (eso esperamos) para que la remodelación del estadio deje de ser quimera para convertirse en realidad. El periodo entre una cosa y la otra conlleva dos años de obras. Al final, un campo de fútbol para 42.000 espectadores, unas oficinas para todas las federaciones vascas que se asientan en el territorio, un miniestadio de atletismo en condiciones para los atletas y otras dependencias que conforman el núcleo de la regeneración de una instalación obsoleta.

Para la Real y para su presidente Aperribay es un día grande, casi histórico. Lleva mucho tiempo peleando por hacer mejor el futuro de la entidad que está en clara desventaja con sus rivales. No menos importante lo es también para las instituciones que han conseguido aunar esfuerzos. Tanto la Diputación con Markel Olano al frente, lo mismo que el Ayuntamiento que preside Eneko Goia, y el Gobierno Vasco representando por Jon Redondo, director de deportes, han mostrado su apoyo al proyecto que deberá cumplir unas fases de ejecución para que en 2019 todos puedan presumir de lo que tanto ha costado poner en marcha.

Los discursos fueran en una dirección cargada de esperanza. Aperribay espera ser el presidente el día de la inauguración y da las gracias a todos: “Gracias de corazón. Estamos construyendo la Real del futuro, y el de hoy es un día precioso para nosotros. No sólo porque venimos de un fin de semana que nos ha dejado una sonrisa, sino porque hoy se cumple un sueño. Han sido muchas horas de trabajo y el día de hoy supone el futuro, el progreso, los cimientos de la Real. Serán años difíciles y las obras serán largas, por lo que es momento de pedir paciencia a los aficionados. Con los equipos de trabajo superaremos esas dificultades. La remodelación es el mejor fichaje para la Real”,

Jon Redondo afirmo que este “es un proyecto que va más allá del fútbol. Gracias a nuestra aportación las federaciones vascas y otros deportes se verán fortalecidos.»

Eneko Goia, alcalde de San Sebastián, que no lo ha tenido fácil en todo el tiempo previo valoró el momento como “los primeros pasos de un sueño que hemos tenido durante los últimos años y que dotará a la ciudad de una infraestructura deportiva renovada y completa”

El diputado general, Markel Olano, también mostró su alegría porque el proyecto es una oportunidad para seguir creciendo: “el de hoy es un día muy bonito, en el que tanto la Real como todo el territorio dan un paso adelante”.

A partir de ahora, los trámites habituales en la ejecución de las obras que ojalá no sufran menoscabo en su desarrollo.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply