Álvaro Odriozola, la punta del iceberg

Fue en Málaga. al final de la primera vuelta de la temporada pasada, cuando las circunstancias obligaron al entrenador a tirar de cantera. Estaban lesionados Carlos Martínez y Joseba Zaldua. Eusebio decidió por necesidad que Álvaro Odriozola debutara con Aritz Elustondo a su lado como marcador central.

Los nervios del debutante no se notaron. Daba la sensación de estar curtido en mil batallas. Aquella noche le envié un mensaje, recordando a su fallecido abuelo materno, quien hubiera disfrutado una barbaridad viendo al nieto jugar en el equipo que tanto amaba y al que acompañaba en mil viajes.

Tras el debut efervescente se acumularon partidos apasionantes, llenos de vigor. La banda derecha entera es para él. Sube y sube y sube. Baja cuando es necesario. Destroza defensas contrarios y agota a los extremos que tratan de perseguirle. Es una especie de avenida Odriozola en toda regla.

Esa eclosión llamó la atención de Albert Celades, seleccionador sub-21 que le llevó al europeo de la categoría. Ahora es el seleccionador absoluto, Julen Lopetegui, el que le reclama para sustituir al lesionado Carvajal ante el decisivo y doble compromiso de España frente a Albania e Israel. Está en juego la clasificación para el Rusia 2018.

Hasta diciembre no cumplirá 22 años, pero su carrera está siendo meteórica y dispone de amplio margen de mejora. Asombra a los aficionados realistas y es la punta del iceberg de la cantera txuriurdin que en los últimos años está haciendo debutar a un buen número de jugadores que luchan por ganarse el puesto en medio de una enorme competencia.

Nueva oportunidad para Odriozola de medir sus fuerzas en un nivel de máxima exigencia junto a los mejores jugadores de la liga. Se merece este premio, extensible a quienes confiaron en él desde que entró en la Real, el club de su vida.

También te puede interesar

0 comentarios