El Tour 2018 descubre su trazado

el tour

Es la carrera ciclista por antonomasia. La que despierta la atención, la que suma más espectadores, la que sueñan ganar todos los corredores o, simplemente, disputarla. Probablemente, sea la más grande, la mejor organizada y la que descubre sus cartas mucho antes que las demás grandes vueltas. El Tour 2018 ya está aquí. Saldrá de Vendée Pays de la Loire y llegará como siempre París, tras pasar por el norte, el sur, el este y el oeste. Desde el 7 hasta el 29 de julio.

El acto de presentación contó con la mayoría del universo ciclista que fue descubriendo paso a paso el recorrido y las claves de la prueba. De entrada una crono por equipos (CRE 35 kms.) y una más larga (CRI 31 kms) la víspera de concluir la carrera, en un trazado desde Saint-Pée-sur-Nivelle hasta Espelette. Los corredores pasarán primero los Alpes y luego los Pirineos.

El trazado es muy exigente. A los kilómetros de pavés, se unen las grandes y míticas cumbres, Alpe d’Huez, Croix de Fer, Aspin, Tourmalet, Aubisque… una de ellas cinco días antes del final de la prueba. Contará únicamente con 65 kms. entre Bagnères-de-Luchon y Saint-Lary-Soulan Col de Portet. Se anuncia para el 25 de julio, día de Santiago.

Las primeras impresiones de los protagonistas se refieren a la dureza de la prueba y a la posibilidad de victoria para varios corredores, calificando de “abierto”. Entre las sorpresas se encuentra el Plateau des Glières, un puerto que deberán superar en pistas sin asfaltar. Los corredores circularán por bosques: “Serán unos kilómetros por caminos en los que se recuperará el espíritu de los antiguos Tours”, afirmó Christian Prudhomme, director de la carrera.

También te puede interesar

0 comentarios