Los triples de Carroll le dan la victoria al Madrid en Illunbe (84-98)

thumbnail_gbc-real madrid

Gipuzkoa Basket volvió a ofrecer una notable imagen ante un rival tan cualificado como el Real Madrid. Perdió el equipo donostiarra pero siempre dio la cara, incluso se permitió ganar dos cuartos, el primero y el último, capturar más rebotes que el rival y meterle un parcial de salida de 20-8. No obstante, la profundidad de banquillo de los de Pablo Laso a pesar de la baja de Doncic, y la calidad de un equipo top en Europa le dio la victoria final (84-98) a partir del segundo cuarto, cuando los madrileños comenzaron a marcar diferencias. El factor clave fue el escolta estadounidense Jaycee Carroll, un bombardero que cuando tiene el día es imparable. Ayer lo tuvo, desgraciadamente para el GBC, que vio como Carroll logró seis triples seguidos más una canasta de dos en el tercer periodo, un cuarto en el que el norteamericano se fue a los 20 puntos. Echó en falta el GBC las bajas de Pardina y la de última hora del base Dani Pérez, que no pudo intervenir en el partido.

En el primer cuarto, el equipo de Porfi Fisac fue mejor que el Madrid. Y es que los donostiarras ganaban por 20-8 en el minuto ocho del choque. La gran puesta en escena de Norel y Chery a la hora de percutir sobre el aro rival fue clave, así como la buena defensa de los locales y los fallos iniciales del contrario. Fue la entrada en la cancha de dos veteranos del equipo blanco, Rudy y Reyes, la que propició la reacción visitante. Además, su intensidad defensiva subió lo suficiente como para cerrar los caminos de un GBC hasta ese momento cómodo. Así las cosas, Rudy, con dos triples, y Reyes con ocho puntos al descanso, aprovecharon las rotaciones en el bando local, que no dieron el resultado deseado, para coger una ventaja clara en el intermedio (39-47).

Los triples de Carroll

El tercer cuarto fue demoledor para los intereses locales. Apareció Carroll que, con seis triples seguidos más una canasta de dos puntos, se fue a los 20 de anotación solo en estos diez minutos. En el GBC emergía la figura de Henk Norel, al que la gripe no se le notó para nada. El pívot holandés y el base canadiense Kenny Chery daban réplica a las bombas de Carroll y mantenían con cierta dignidad al equipo guipuzcoano en el marcador.

El sexto triple de Carroll coincidió con la máxima ventaja de los madrileños en el minuto 27 (56-75). El partido parecía roto y Laso devolvió a su mejor jugador al banco. Sin Carroll el GBC volvió al ataque. Sendos triples de Clark y Chery volvieron a recortar la desventaja. Gipuzkoa Basket seguía peleando a pesar de la diferencia de plantilla y de calidad. Si algo ha demostrado siempre el equipo de Fisac es que nunca se rinde y esto le permitió volver al choque y obligar al Madrid a exprimirse casi hasta el final.

Sucedió en el último cuarto. Norel podía con Tavares, Chery era mejor que Campazzo, y solo Reyes y sobre todo Carroll superaban a sus defensores. Eso sí, algunas pérdidas de más y algún tiro librado fallado por el cuadro de casa le penalizaba a la hora de apretar aun más al conjunto visitante. Sin embargo, Norel y Chery acercaron a los suyos ante un momento de desconexión de los de Laso. De un 64-82 se pasó a un 71-82 y al tiempo muerto del entrenador del Madrid para parar el intento de reacción de los locales.

Le volvió a ocurrir cuando Norel situaba al GBC a ocho puntos (77-85) a falta de algo más de cuatro minutos. Laso no dudó en devolver a Carroll a la pista, encontró Thompkins un tiro librado para el triple y anotó Taylor tres puntos en dos acciones para volver a aumentar el marcador hasta el 77-90. Todavía Van Lacke con un dos más uno bajaría de los diez puntos de desventaja (81-90) pero ya no quedaba tiempo.

También te puede interesar

0 comentarios