Recital ofensivo del Unicaja que somete a triples a un inferior GBC

unicaja gbc

Gipuzkoa Basket jugó un mal partido defensivo en Málaga y se vio superado (114-88) de forma contundente por un Unicaja que dio un recital ofensivo espectacular, sobre todo en los triples, ante una defensa guipuzcoana que brilló por su ausencia durante todo el choque. Aunque hasta el minuto seis hubo igualdad en el marcador, la serie de triples del equipo local, con Díaz, Nedovic y Salin muy acertados durante todo el partido, hizo mucho daño a una inexistente defensa visitante. Ya el tramo final del primer cuarto se vio a un cuadro andaluz voraz en ataque lo que le llevó a un 30-19 claro. Todo empeoró para el conjunto de Fisac en el segundo cuarto. Fue en el momento en el que apareció Nedovic, la estrella serbia local y un jugador que cuando se enchufa a los partidos es muy difícil de defender. En un abrir y cerrar de ojos se fue a los 14 puntos de anotación y a los 20 créditos de valoración. No solo fueron sus puntos sino el ritmo que le metió al choque y lo que hizo jugar a sus compañeros. Al descanso, el 59-41 dejaba visto para sentencia el duelo. Unicaja era muy superior en todo. Triples por supuesto, en rebotes doblaba al Gipuzkoa Basket y en porcentajes de tiro se mostraba mucho mejor.

Había que esperar una mínima reacción tras el descanso de un GBC inactivo en defensa durante los dos primeros cuartos. Un dos más uno de Norel en la primera jugada situó el 59-44, pero dio paso al recital de triples esta vez de Sasu Salin. Tres consecutivos de este jugador más otro de Díez y tres más de Nedovic en este cuarto finiquitaron cualquier atisbo de reacción visitante. En tres minutos el marcador se fue al 68-44. Fisac cambió a zona dos-tres, también lo intentó con los dos bases juntos, pero nada. El festival triplista del Unicaja fue absoluto y contra eso o se defiende con un cuchillo entre los dientes, que no fue el caso, o estás perdido. Mediado el tercer cuarto la ventaja malagueña se fue a los 25 puntos con un equipo muy enchufado y disfrutando y otro sometido al poderío ofensivo de los verdes. Al tema de los triples se apuntó el polaco Waczynski que era de los pocos exteriores que no había firmado ninguna bomba. El 87-60 recordaba de forma clara al mal partido que hizo en la primera vuelta el GBC en Zaragoza. Ayer fue el segundo partido de esta campaña en el que los donostiarras no dan la talla. Muy lejos de ser el equipo tan competitivo que se está mostrando este curso. Nadie salió al rescate en ningún momento. Ni Norel, ni Clark, tampoco Chery y Swing, que eran los jugadores más en forma, ni ningún otro del GBC se puede destacar sencillamente porque cuando hubo partido nadie estuvo a la altura. El maquillaje en números llegó en los minutos finales cuando nada hay en juego. Y cuando ya se había decidido desde mucho antes quien ganaría el encuentro.

Sobra el último cuarto

Fueron diez minutos que no sirvieron para nada. Únicamente para que algunos jugadores de ambos equipos hicieran números y mejoraron su estadística. Pobre consuelo. No se dio la talla por mucho que enfrente hubiera un equipo de nivel

Euroliga. La falta de intensidad y de contundencia en esta competición te castiga. Y eso es lo que le ocurrió ayer al GBC. Un juguete en defensa en manos de su adversario, que percutió muy cómodo en todo momento sobre la canasta donostiarra.

FICHA TÉCNICA

Unicaja (30+29+28+27) : Díaz (9), Díez (8), Salin (12), Brooks (9), Augustine (6) –cinco inicial- Okouo (5), McCallum (7), Rosa (2), Milosavljevic (8), Nedovic (32), Waczynski (9), Suárez (7).

GBC (19+22+22+25): Chery (10), Salvó (16), Fakuade (8), Swing (5), Norel (13) –cinco inicial- Agbelese (9), Van Lacke, Pérez (6), Oroz (5), Pardina (9), Clark (13).

ÁRBITROS
Perea, Castillo y Martínez. Sin eliminados.

INCIDENCIAS
Palacio de Deportes José María Martín Carpena ante 6.780 espectadores.

También te puede interesar

0 comentarios