La defensa del Bidasoa consigue premio en Guadalajara (19-23)

Dice la tradición que los equipos se construyen desde atrás y que un conjunto que defienda bien lleva medio camino realizado. Bidasoa encajó diecinueve goles en Guadalajara. No es una mala noticia cuando en el equipo alcarreño cuentan con el mejor anotador de la competición, Chema Márquez, cuyo porcentaje de acierto goleador se aproxima a los siete tantos por encuentro.

Bidasoa lo dio todo delante de su portero. Por tres veces fue excluido Markel Beltza, que terminaría viendo la roja de descalificación. Sometido el rival en la contención, era necesario doblegar el muro morado con ataques largos, buscando la terminación. Ahí apareció la segunda linea entre Kauldi Odriozola y Popovic lograron la mitad de los goles de su equipo.

En tanteos cortos la igualdad suele predominar y son los pequeños detalles los que determinan la victoria para u otro bando. En los irundarras faltaba Edu Nonó con problemas de espalda. El lateral es un valor en las dos áreas. Si en ataque percute directo contra el muro por su pasillo, los goles son determinantes. Con eso no pudo contar Jacobo Cuétara, cuyo equipo fue muy eficaz en el flanco derecho de su ataque, es decir desde centrales (Lancina, Azkue) hasta los zurdos (Salinas, Kauldi) y los pivotes (Popovic, Serrano). Como atrás hay especialistas (Redondo, Beltza),la balanza estaba decantada, sin desmerecer el trabajo de Crowley, Jon Vazquez, Cavero y Aldaba, con menor protagonismo ofensivo..

Y si no es por la gran actuación del meta Hombrados (47% de acierto en la portería) el triunfo visitante hubiera sido más amplio. Cierto es también que Xoan Ledo brilló en el portal guipuzcoano, deteniendo incluso dos lanzamientos de siete metros.

El partido no fue fácil, porque con 18-19 en el marcador podía suceder cualquier cosa. Los bidasotarras sacaban petróleo con la dirección de Borja Lancina (12-17), pero los locales no daban el brazo a torcer. Un tiempo muerto solicitado por el técnico guipuzcoano trató de reconducir la situación. Los de César Montes se pusieron las pilas en defensa, más allá del límite. Eso les costó dos exclusiones seguidas en quince segundos de Mellado y Parra. Bidasoa no desperdició la oportunidad de poner tierra de por medio y marcharse a por el triunfo. Kauldi, el meta Ledo, Popovic y Rodrigo Salinas enlazaron cuatro tantos consecutivos por uno de sus rivales que en seis minutos y medio sólo acertaron por parte del central Víctor Vigo.

Con este triunfo los irundarras suman 23 puntos e igualan los conseguidos hace una temporada cuando aún faltan tres partidos para la conclusión del campeonato. Es normal que los jugadores lo celebren y cuelguen en las redes sociales una foto como muestra de satisfacción por la victoria conseguida ante un equipo que arañó un punto al Barça y que ahora enlaza cinco derrotas consecutivas.

FICHA TÉCNICA

(19) QUABIT GUADALAJARA (11+8): Hombrados (Eceolaza); Mellado, Márquez (7), Vidal, Nacho Moya (2, 1 de p.), Víctor Vigo (2) y Javi García (2) -siete inicial-; Montoya (2), Fuentes, Sanz, Bozalongo, Parra (1, 1p.), Lucas (2), Sedanoy Valles (1).

(23) BIDASOA IRÚN (13+10): Lledo (1), Beltza, Aldaba, Odriozola (7), Renaud, Popovic (4) y Redondo -siete inicial-; Lancina (3), Salinas (2), Crowley (2, de p.), Vázquez (1), Serrano (1), Azkue (2).

Marcador cada cinco minutos:
3-2, 4-4, 6-6, 8-8, 10-9, 11-13 (descanso).
12-16, 13-19, 15-19, 17-19, 18-19, 19-23 (final).

Árbitros: Jesús Álvarez y José Carlos Friera. Excluyeron dos minutos a Bozalongo (2), Márquez, Mellado y Parra, por el Quabit Guadalajara, y a Popovic, por los irundarras. Descalificaron a Markel Beltza,al sumar tres exclusiones.

Incidencias: Pabellón David Santamaría, ante 800 espectadores.

You may also like

0 comments

Leave a Reply