Gipuzkoa Basket apuesta por Asier de la Iglesia, un ejemplo de superación

asier de la iglesia

Asier de la Iglesia es uno de los deportistas ejemplares de nuestro territorio. Juega al baloncesto que es su pasión desde siempre, incluso desde que al ala-pívot le diagnosticaron una Esclerosis Múltiple.

Lejos de hundirse cuando aun no había cumplido 30 años, asumió la crudeza de su enfermedad. Desde el primer minuto se comprometió con todos los proyectos que tratan de investigar las razones de la esclerosis y su curación. Inventó campañas, desarrolló ideas, puso en marcha todas las iniciativas necesarias para recaudar fondos. Comportamiento impagable.

Atendió a las personas que pudo y lleva el optimismo allá donde va, demostrando una fortaleza ante la que hay que descubrirse. Sigue jugando al baloncesto con sus límites, pero lo ha dado todo en este tiempo. Vive con alegría, contagia optimismo. Un crack que ahora da un paso al frente y ficha hasta final de temporada con Delteco GBC.

Inmenso gesto del club que preside Nekane Arzallus que le otorga una oportunidad formidable para que pueda jugar en la máxima categoría del basket, pero sobre todo porque supone un compromiso con el mundo de los afectados por la esclerosis. Presentado oficialmente, como nuevo jugador de Gipuzkoa Basket, Asier de la Iglesia afirma en la web oficial del club:

“Quiero conseguir que, cuando a alguien le detecten la enfermedad, no crea que en 6 meses o 3 años va a estar en una silla de ruedas, que van a tener una vida. Que vean ejemplos de gente que lleva 6 años con la enfermedad, que trabajo, juego a baloncesto, y soy feliz. Es una enfermedad muy grave, no es una tontería, pero se puede ser feliz”. La detección de su enfermedad dio fuerzas a De la Iglesia para seguir adelante y tratar de servir de ejemplo para otras personas en su situación, haciendo suya la frase “no esperes a que pase la tormenta, aprende a bailar bajo la lluvia”.

Según ha destacado el jugador, “en la vida las tormentas, como un catarro o una gripe, se pasan en unos días, pero hay otros problemas que van a estar ahí toda la vida y la tormenta esa la tenemos encima todos los días. Estar siempre con el paraguas tapaditos no nos sirve de nada, hay que cerrar el paraguas y seguir disfrutando”.

También te puede interesar

0 comentarios