Cristiano Ronaldo y Messi, despedida sin gloria

Los balones de oro no lucen. Quienes se han repartido el botín de los últimos años, Cristiano Ronaldo y Messi, no añadirán gloria a sus carreras por la disputa del Mundial Rusia 2018. Las respectivas selecciones de sus países, Portugal Y Argentina, quedan eliminadas como lo fue Alemania antes de los octavos de final. Es decir que, tres de las favoritas para ganar el campeonato están ya en su casa. Y con merecimiento por sus deméritos.

No parecen imponerse en este mundial los valores individuales por encima de los colectivos. La solidaridad de los equipos, el compromiso de todos con todos, está dando rendimientos a dos selecciones que medirán fuerzas en cuartos de final. Uruguay, juega como vive y dispone de una dupla formidable en ataque (Suárez-Cavani) además de un núcleo duro en la zaga y en medio campo. Le fue suficiente para doblegar a Portugal, ganadora de la última Eurocopa, pero transmitiendo poco en lo que al juego se refiere.

Un delantero incansable protagonizó dos goles de bandera. Un cabezazo y un remate con el pie hicieron de Cavani la estrella uruguaya. La mala noticia es que no pudo concluir el partido por una lesión en un gemelo que probablemente le impida jugar en cuartos de final. En medio de los tantos del charrua, un cabezazo de Pepe mantuvo vivo al equipo luso hasta que encajó el segundo. Demasiada dependencia de su estrella.

Cabría decir lo mismo de Argentina. Ese es un equipo, un mundo desordenado, donde cuesta mucho entender las cosas. Es cierto que la albiceleste lo da todo hasta el final. No les fue suficiente ante Francia. Los galos les derrotaron (4-3), remontando gracias a otra dupla estupenda (Griezmann-Mbappé). Los de Deschamps se muestran sólidos. Parten del clasicismo de su entrenador pero imparten la lección de modo ejemplar. Contudentes atrás, rápidos y creativos en el centro, un delantero en punta (Argentina no lo puso) como Giroud y el juego coral de un equipo con buena pinta.

Un partido con siete goles habla de espectáculo. La catarata de tantos fue una locura desatada, plagada de alternativas y con remates de una plasticidad propia de jugadores formidables. La cadena, el hilo del match, siguió este orden: 1-0, Griezmann (13′, de penalti). 1-1, Di María (41′);1-2, Mercado (48′); 2-2, Pavard (51′); 3-2, Mbappé (64′). 4-2, Mbappé (68′) y 4-3,Kun Agüero (90+3).

En resumen, Argentina y Portugal dicen adiós antes de lo que pensaban. Les echan dos equipos con hambre y con futbolistas de primer nivel. Cavani y Mbappé, los dos jugadores del Paris Saint Germain, ocupan con merecimiento los titulares positivos de prensa. Los negativos corresponden a Messi y Cristiano Ronaldo que a lo mejor, no ganan el próximo Balón de Oro. ¡Vayan ustedes a saber!.

(Foto: Cavani en El Observador. Uruguay)

You may also like

0 comments

Leave a Reply