El pelotón se despista en Lleida

Unos cuantos sprinters aguantaron las etapas de montaña esperando la llegada de la Vuelta a Lleida. Se intuía una llegada masiva, porque la escapada de tres no parecía con suficiente cuajo como para llegar en solitario a meta. Sin embargo, el pelotón perseguidor se despistó o calculó mal. Los fugados nunca estuvieron con un colchón superior a los dos minutos y medio y eso anunciaba caza poco antes del sprint final previsto.

Wallays, Bystrom y Jetse Bol hicieron camino. De los tres, el último no aguantó la marcha y fue capturado por el gran grupo a siete de meta. En el tramo decisivo de la carrera se levantó un importante viento de cola que empujó a todos hacia adelante, sin que el grupo perseguidor llegara a tiempo de engullir a los dos aventureros. El belga Jelle Wallays del Lotto Soudal le ganó por la mano al noruego Bystrom (UAE), sintiendo el vendaval de Peter Sagan, Viviani, Ivan García, Van Poppel, Jon Aberasturi, Van Asbroeck, Nizzolo y Gibons que completaron los diez primeros en meta, todos con el mismo tiempo de 3.57.03.

La general no cambia para nada y Simon Yates sigue siendo el líder. A tres días de la conclusión de la carrera, queda la etapa del viernes entre Lleida y Andorra, etapa llena con final en alto (Col de la Rabassa), aperitivo de lo que les espera en la decisiva jornada del sábado, con cinco puertos de montaña en poco menos de cien kilómetros, Uno de tercera, tres de primera y uno especial, el Col de la Gallina, que sirve de llegada.

También te puede interesar

0 comentarios