Bidasoa remata una costosa faena en Benidorm

benidorm bidasoa 1

Ganar fuera de casa es muy complicado. Bidasoa no había podido conseguirlo hasta el momento. Empató en Valladolid y perdió en la cancha del Barça y Cangas. La siguiente oportunidad se presentaba en Benidorm donde vive otro de los equipos revelación de la liga. Se esperaba un partido en igualdad y así fue. Cada balón era una conquista.

Las defensas se impusieron a los ataques. Del tanteo corto final (21-23) se benefició el Bidasoa. Parece haber acabado con las prisas. Bajo la buena dirección de Jon Azkue o Sergio de la Salud, los ataques duran lo que haga falta. No se lanza hasta que haya seguridad o se roce la pasividad. Esa estrategia concede un plus. Lo mismo que la riqueza táctica. Tras dos exclusiones de Barthe (16′), Jacobo Cuétara modificó el plan inicial. Adelantó a Kauldi en el avanzado y el Benidorm no encontraba respuesta al cambio. Los irundarras jugaban como equipo por encima de las individualidades. Un valor.

Sorprendía la poca capacidad de los locales Pabán y Rivero. En el primer tiempo no encontraban el modo de sorprender al seguro Xoan Ledo que se hinchó a parar. Con Pablo Simonet lesionado en un tobillo, el panorama se presentaba sombrío para los alicantinos que se salvaron porque el rival no acertaba desde los siete metros. Al descanso, dos goles de ventaja para los guipuzcoanos. Los dos últimos obra de Leo Renaud.

Cualquiera que conozca este deporte y la realidad de los dos equipos, sabe de sobra que nada está resuelto y que, si te descuidas, lo pagas. Benidorm tras el descanso recuperó al lesionado central argentino y Rivero encontró el camino del gol. Todo se igualó tanto que era imposible adivinar el desenlace.

El relato pone un empate (20-20) a menos de cuatro minutos para la conclusión. Tiemblan las piernas de todos. Rodrigo Salinas asume la responsabilidad y se lanza desde el dos por el flanco derecho de la defensa local, un lugar poco habitual para el zurdo chileno. Sorprende a Leo y el gol sube al marcador.

Gonzalo Porras, un pivote incombustible, se tira desde seis metros. Es gol, pero Xoan Ledo saca una mano prodigiosa y lo evita. Un tanto de ventaja y un minuto y medio para el final. El pivote Esteban Salinas competía la pasada temporada en Benidorm. Fue él quien abrió la brecha de forma definitiva (20-22), tras tiempo muerto solicitado por Jacobo Cuétara.

Dos de ventaja y noventa segundos para la conclusión. El triunfo está en la mochila si no se equivocan. Porras acierta con el penúltimo balón (21-22). Zupo Ekisoain manda a los suyos a una misión imposible. Se trata de robar un balón a través de una defensa individual por todo el terreno. Bidasoa no se equivoca. Juega con calma el balón mirando al reloj. El último pase es de
Kauldi a Esteban Salinas. El pivote no perdona y apuntala la victoria. Un triunfo de ley, merecido y trabajado, en una cancha donde hasta ahora sólo había ganado el Barça.

FICHA TÉCNICA
(21) BM Benidorm: Leo Vidal; Pablo Simonet (3), Rivero (4), Dapiran, Grau (2), Revin, Cabanas (8, 4p.) –equipo inicial- Mijuskovic (ps), Pabán , Marchán, Skillhammar (2), Porras (2), Robles, Iván Rodríguez y Calderón.

(23) CD Bidasoa: Xoan Ledo; Cavero (1, de p.), Zabala, Serrano (1), Leo Renaud (5), Rodrigo Salinas (2), Azkue (3, 1 de p.) –equipo inicial- Rangel (ps) Aldaba , Barthe, Tesoriere (1), Sergio de la Salud (3, 1 de p.), Esteban Salinas (3), Kauldi Odriozola (4)

Árbitros: Pascual Sánchez y Luque Cabrejas (Comité Catalán). Exclusiones de Revin (2), Grau, Dapiran, por los locales, mientras que, en los irundarras, Barthe (2), Aldaba y Kauldi

Marcador cada cinco minutos:
1-1, 5-5, 6-7, 7-8, 8-10, 10-12 (descanso)
11-13, 12-15, 16-15, 16-17, 18-20 y 21-23 (final).

Incidencias: Palau d’Esports l’Illa de Benidorm, ante unos 800 espectadores. (Foto de la cuenta de twitter del BM Benidorm).

También te puede interesar

0 comentarios