El GBC no compite en Madrid y pierde con contundencia (104-71)

thumbnail_real madrid-gbc

Se podía esperar la derrota, es lo normal cuando se enfrentan dos equipos tan alejados en objetivos y en poderío económico y por lo tanto también en lo deportivo, pero también cabía prever una mayor resistencia de un GBC que llegaba a Madrid tras ofrecer un notable partido saldado con victoria ante el Burgos. Sin embargo, sólo aguantó seis minutos en el marcador el equipo donostiarra. Cuando los locales cogieron su habitual velocidad de crucero destrozaron a los guipuzcoanos en un abrir y cerrar de ojos para acabar imponiéndose al final por 104-71.

No le hizo falta a Laso Llull, ni Rudy ni Randolph, que quedaron fuera del acta, pero los minutos de otros menos habituales como Yusta, Prepelic, Deck, incluso Garuba, por ejemplo, fueron de mucha calidad. Tanta como la poca capacidad defensiva de los visitantes, muy superados y sin ofrecer el menor atisbo de reacción. Al GBC le faltó no solo acierto en ataque, que esto puede ocurrir ante un equipo del potencial que tenía enfrente, sino que su defensa fue deficiente. Encajó 28 puntos en cada parcial antes del descanso y dejó jugar con mucha comodidad a sus oponentes. Además, sus pérdidas de balón fueron castigadas sin piedad por un Madrid que juega muy bien en estático, pero que todavía lo borda mejor en campo abierto.

Así las cosas, los de Laso comenzaron con Carroll, Ayón y Campazzo muy entonados. El mejicano por dentro, que es lo suyo, el estadounidense con sus tiros exteriores o bombitas, y el argentino repartiendo juego. En el GBC Nevels, despistado, se iba muy pronto al banco y Oroz jugaba sus primeros minutos como quien dice en esta competición. Pero solo Dani Pérez, con sus asistencias, y Bobrov, certero bajo canasta, funcionaban. Con esto le bastó al GBC para mantener el marcador hasta el minuto seis (11-11).

Después, con las rotaciones, llegó el inicio del fin. Mal Gutiérrez, superado Sekulic, fallón Burjanadze, infrautilizado Corbacho y errático Nevels, al conjunto donostiarra le quedaron muy pocos argumentos para oponer cierta resistencia al Madrid. Y se notó muy pronto. Ayón, Campazzo, Carroll y Reyes se encargaron de meterle un 11-0 de parcial en dos minutos. Después, una tímida reacción visitante de la mano de Corbacho, triple, y de Gutiérrez, dejó el marcador en un 22-16. Pero de nuevo el Madrid volvió a la carga para el 28-18 de estos diez minutos.

El segundo cuarto comenzó con una superioridad casi insultante a favor de los blancos. Primero Ayón, después Yusta y más tarde Prepelic, con tres triples, dispararon la ventaja. Apareció Tavares para sembrar el pánico en la zona, sobre todo a la hora de intimidar, y al GBC se le apagaron todas las luces si es que había encendido alguna antes. De salida, un parcial de 9-0, y luego un juego ofensivo brillante favorecido también por la nula defensa del Gipuzkoa Basket. Así las cosas, el Madrid alcanzó ventajas superiores a los 20 puntos sin casi despeinarse. No había nada que hacer. El 50-22 tras triple de Prepelic en el minuto 16 suponía la máxima ventaja de los de Laso y la tumba definitiva de los de Valdeolmillos demasiado pronto.

Sobran dos cuartos

Fueron 20 minutos para nada. El típico intercambio de canastas de dos equipos que saben uno que va a ganar con total comodidad y otro que conoce desde hace tiempo que va a perder y que no tiene nada que hacer salvo intentar maquillar la derrota en la medida de lo posible. Un triple de Bobrov y otro de Sanadze, un jugador que acababa ayer su contrato aunque Valdeolmillos quiere que siga, recortaron un poco la desventaja hasta el 64-43. Pero apareció Carroll con un triple, Reyes con dos tiros libres y Campazzo con otra bomba de tres puntos para el 72-43 (min. 27). Después la diferencia subiría hasta los 35 puntos en un duelo en el que el GBC lejos de competir y de pelear se dejó ir, cometió muchos fallos y nunca supo interpretar un partido de estas características. Al final del tercer cuarto el marcador señalaba un duro 79-47 para los visitantes y Laso había rotado a sus jugadores importantes ofreciendo minutos incluso a Pantzar y al pívot Garuba, poco habituales. Por cierto, este último, con 16 años, superó a toda la batería interior del GBC mientras estuvo en cancha.

Si ya estaba decidido todo para el descanso, qué decir sobre los últimos diez minutos del partido. Laso jugó la mayor parte del cuarto con un quinteto compuesto por Prepelic de base, al final Pantzar, Causseur y Taylor o Yusta de aleros, y Deck y Garuba, por dentro, y Bobrov y Sanadze aprovecharon para maquillar sus números y poco más.

FICHA TÉCNICA

(104) REAL MADRID (28+28+23+25): Campazzo (12), Ayón (6), Yusta (11), Carroll (12) y Reyes (13) -cinco inicial-, Causeur (4), Garuba (7), Prepelic (14), Tavares (5), Deck (4), Taylor (14) y Pantzar (2).

(71) Delteco GBC (18+13+16+24): Nevels (2), Pérez (5), Bobrov (15), Burjanadze (2) y Sanadze (17) -cinco inicial-, Gutiérrez (8), Van Lacke (9), Oroz, Maiza, Sekulic (4), Salvó y Corbacho (9).

Árbitros: Fernando Calatrava, Vicente Bultó y Rubén Sánchez. Sin eliminados.

Incidencias: Palacio de Deportes (WiZink Center), ante 8.167 espectadores.

También te puede interesar

0 comentarios