El Bidasoa supera con nota el examen del Bada Huesca

No era un día fácil para el Bidasoa. El revuelo de la afición por coincidir el partido contra el Bada Huesca con las elecciones a la presidencia creó un ambiente diferente en el que se notaba el trajín. El técnico local pidió a los suyos que, si decidían votar, lo hiciesen tras el partido. Precisamente, para evitar dispersión y cambiar el foco del objetivo.

En frente, los oscenses que son enemigo curtido en cien batallas. Sobre todo aquellas que se refieren a la defensa. Se lo saben de memoria y explotan sus virtudes de modo admirable. Los irundarras sabían lo que les esperaba. Partido duro, sin concesiones, ni treguas, en el que falló el nivel arbitral. ¡Mucho arroz para un novillero!. Por un momento, en el primer tramo del segundo tiempo pareció que todo se les iba de las manos. O no vieron, o no se atrevieron, pero aquello pintaba feo.

Y eso que Bidasoa supo sacar renta de su juego en las dos áreas. Desde el 4-2 del primer tiempo, nunca perdió la ventaja. Llegó a ser holgada (9-4), (17-12), números de cada tiempo, aunque en medio hubiera recortes de distancia.

Hubo muchas claves. Por los amarillos, Xoan Ledo parece haber encontrado la piedra filosofal de lo que es defender la portería. Las paró de todos los colores, incluso cuando a falta de cinco minutos para el final le detuvo el tercer penalti de la tarde a Miguel Malo y además le detuvo la puntilla del rechace. Artaleku se volvió loco con el gallego y llevó en volandas al equipo hacia la victoria. Eran momentos en los que ambos cuadros pagaban la factura del enorme derroche físico.

La única nota negativa viene por la lesión de Jon Azkue. Una mala caída le afectó a la rodilla y al tobillo izquierdo. Debió abandonar la cancha para no volver. Ello conllevó que los hombres de la primera línea debieran añadir un plus a su aportación y que el entrenador tratara de gestionar los esfuerzos sin que el equipo decayera. Cuétara pidió dos tiempos muertos en dos minutos para que el trabajo colectivo del encuentro no se fuera por la borda.

En el tramo final, con la defensa imponente y con los contraataques de Leo y Kauldi, Bidasoa fue una oleada de entusiasmo y acierto. Una vez más cabe destacar la aportación coral de todos por encima de las individualidades.

FICHA TÉCNICA

(27) BIDASOA (11+16): Xoan Ledo (14 paradas); Cavero (2), Mikel Zabala (1), E. Salinas (2), Leo Renaud (6), Rodrigo Salinas (3), Jon Azkue (2, 1p). –equipo inicial- Aldaba (1), Kauldi Odriozola (3), Iker Serrano (1), Barthe (1), Sergio de la Salud (5, 2p.), Tesoriere y R. Luán (ps).

(21) BADA HUESCA (9+12): Jorge Gómez (1 parada); Carmona, Carró, Oier García (1), M.Mira, Alex Marcelo (3), Bonanno (4) –equipo inicial- Arguillas (6 paradas), Val (2), Camas (1), Adriá Pérez (4, 1p), Ostojic (2), Filipe Mota (3), Félez, Zungri (1) y Miguel Malo.

ÁRBITROS: Macías y Ruiz Vergara. Exclusiones locales de Esteban Salinas y Aldaba. Carró (2), Mira, Zungri y Ostojic, por los aragoneses.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS
1-1, 3-3, 6-3, 8-3, 10-6, 11-9 (descanso)
13-11, 14-12, 17-12, 22-15, 23-18 y 27-21.

INCIDENCIAS: Artaleku, cerca de 2.000 espectadores. El presidente José Ángel Sodupe saludó desde el palco a los aficionados, cuando antes del encuentro se pidió desde megafonía una aplauso para él, tras dieciséis años al frente del club.

You may also like

0 comments

Leave a Reply