El Bidasoa asegura la categoría y sigue invicto en Artaleku

20181205_203633 - copia

Lo que son las cosas. No hace tanto tiempo, cuando se peleaba por mantener la categoría, se trataba de sumar como fuera 18 puntos. Normalmente con eso te salvas. Si logras más, mejor. A esta hora cuenta con diecinueve y saca trece a los puestos de descenso, cuando aún no ha terminado la primera vuelta. Muy distinta situación y mucha más alegría. Cuento esto para no perder el norte, ahora que el equipo ocupa la segunda posición en la tabla y está muy cerca de disputar en una semana la Copa Asobal.

La visita del Alcobendas no fue un ejercicio complicado de salvar, fundamentalmente porque el equipo salió enchufado desde el pitio inicial. Respetó al oponente, defendió como tantas veces y atacó sin desmayo. El Bidasoa ganaba (6-2) en el minuto siete, momento que aprovechó el entrenador visitante Manuel Carballo para solicitar un tiempo muerto. Casi daba igual, porque los locales estaban desatados.

Leo Renaud las pillaba en ataque y entraba en el muro madrileño como cuchillo en la mantequilla. Mikel Zabala en el extremo izquierdo ganaba seguridad y acertaba. Así que por ese flanco del ataque guipuzcoano el plan salía perfecto. Por ahí también sumaron Aldaba y Crowley que volvió al equipo después de superar un ictus en la primera jornada del campeonato. El mayor aplauso fue para el cuando en el minuto 20′, Jacobo Cuétara le dio la alternativa y disputó así el partido 200 en Asobal.

En esa dinámica, el juego ofensivo local fue versátil. La falta de envergadura del muro visitante la aprovecharon también los pivotes. Buena tarde para Iker Serrano y Esteban Salinas. Lo mismo que para Paco Barthe que disputó muchos minutos también en ataque y contraatacó con acierto. Consiguió marcar cinco goles en un partido, récord personal desde su llegada. Él, junto a Tom Tesoriere, sigue siendo una garantía en el centro de la defensa. Como quiera que Rangel paró unas cuantas y que el resto de compañeros mantuvo su nivel, la ventaja final de diez goles refleja lo que fue el encuentro.

Es cierto que en la segunda parte las cosas no fueron tan claras en un momento puntual (19-13 y 19-16). Jacobo Cuétara paró dos veces el partido, cargó las pilas de los suyos que volvieron al cauce eficaz y comprometido. Dos goles de Iker Serrano y el de Crowley amansaron las ilusiones visitantes (22-16). Desde ahí hasta el final, todo pareció un trámite en el que los irundarras disfrutaron, sumaron dos nuevos puntos y lo celebraron con su gente.

Estuve atento al Alcobendas, a lo que podía complicar las cosas su forma de jugar. También me fijé mucho en Asier Nieto. Da la sensación de estar solo ante el peligro. Comprobó de cerca la fortaleza del muro local que no le dejó sentirse cómodo en ningún momento. El jugador bilbaino acaba de cumplir 21 años y su perfil encaja en la politica deportiva que plantea la nueva junta directiva del Bidasoa, con Gurutz Aginagalde al frente.

FICHA TÉCNICA

(29) BIDASOA-IRUN Rangel (11 paradas);Cavero (1), Zabala (3), Iker Serrano (5), Barthe (5), Leo Renaud (6), Rodrigo Salinas (-) -equipo inicial- Crowley (1), Aldaba (1), Kauldi Odriozola (3, 1p.), Esteban Salinas (4), Tesoriere, Rudy Seri y Xoan Ledo (ps).

(19) ALCOBENDAS Patotski (10 paradas);Santi López (1), Pelidija (-), De la Rubia (5), Ortega (1), Nacho Gimeno (2), Asier Nieto (2) -equipo inicial- Catalina (-), Boyarizo (1), Velasco (1), Txema Gutierrez (3), Mario Crespo (3), Thorson (-) y Adrián Torres (ps).

Parciales cada cinco minutos:
4-1, 7-3, 9-4, 11-6, 13-6, 17-8 (descanso)
18-11, 19-14, 20-16, 23-17, 25-18 y 29-19.

Árbitros Ausás y Florenza (Comité Catalán). Exclusiones de Barthe y Tesoriere, por los irundarras, y de Pelidija y Asier Nieto, por los madrileños.

Incidencias: Artaleku, en torno a 1.500 espectadores. Muchos invitados en el palco con motivo del estreno de la nueva directiva.

También te puede interesar

0 comentarios