El último cuarto condena a un buen GBC y le da el triunfo a Unicaja (80-94)

El GBC cayó (80-94) ante Unicaja de la forma más cruel, dando la cara hasta el último cuarto, metido en el partido y en el marcador hasta el minuto 34, y perder después por más puntos de lo que fue el partido. Existe una realidad que le está pasando factura al cuadro de Sergio Valdeolmillos, y es que mientras le aguanta el físico compite, y lo hace de igual a igual en muchos momentos, llámese Barcelona o Unicaja como ha sucedido en los partidos más recientes. Sin embargo, los partidos todavía se le hacen largos.

Esta vez logró dosificar el depósito de gasolina hasta el tramo final, hasta los últimos diez minutos, pero una vez entró en la reserva los malagueños aprovecharon su mayor amplitud y calidad de plantilla para castigar los errores del conjunto donostiarra, sobre todo varias pérdidas consecutivas, con triples de Milosavljevic y canastas de máxima producción como los dos más uno de Shermadini y Roberts ya avanzado el cuarto.

El parcial del minuto 30 al 33 fue de 2-10 y esto en un duelo de máxima igualdad y con uno de los equipos de la nobleza de la competición se paga caro. Con el 70-76 después de ese inicio arrollador de Unicaja, Valdeolmillos paró el partido pero no hubo una reacción continuada en el GBC. Llegó a un 74-76 para después encajar un 0-14 definitivo.

Antes, el equipo local fue superior por momentos. Se mostró valiente y enérgico en defensa y producto de su mayor equilibrio, y del acierto de Burjanadze y Corbacho en ataque, logró una renta de cinco puntos cerca del minuto 10 (26-21). En los visitantes era Salin el más acertado de cara a canasta, así como Wiltjer. No hubo muchas novedades en los segundos diez minutos. Mientras los hombres altos del Unicaja se cargaban de faltas, en el GBC aparecían Bobrov y Dani Pérez para mantener la ventaja en un cuarto más defensivo que ofensivo por parte de ambos equipos, que se fueron al descanso con una mala estadística de triples. Eso sí, el Gipuzkoa Basket seguía por delante (45-41).

Fue en el tercer cuarto cuando los de Luis Casimiro empezaron a jugar mejor, a defender con mayor intensidad y a encontrar el juego inteligente de Jaime Fernández, muy difícil de defender, y la potencia de Lessort que se fue a los doce puntos en este cuarto para anotar canastas fáciles bajo el aro. Ahí comenzó el Unicaja a desnudar las carencias de los locales. No obstante, Corbacho con otros dos triples, y Nevels, que había estado muy desaparecido en el primer tiempo y llegó a siete puntos en este periodo, mantenían a los suyos en el marcador.

Con 68-66 se llegó al último acto. Y ahí el Unicaja jugó muy bien. Roberts entró en calor y no solo dirigió con maestría sino que percutió con acierto sobre el aro guipuzcoano. Lo mismo Fernández y Shermadini. Y por supuesto Milosavljevic, cuyos dos triples tras sendas pérdidas locales significaron romper el partido. Después, llegaron las prisas para un GBC que había perdido su frescura y con ello la lucidez en ataque. Unicaja, en muy poco tiempo, alcanzó ventajas definitivas ante la impotencia de un Gipuzkoa Basket que mostró una progresión evidente en su juego y que si hubiera tenido enfrente otro rival no tan potente quizá hubiese ganado el partido.

FICHA TÉCNICA
80.- Delteco GBC: Nevells (13), Dani Pérez (8), Corbacho (12), Burjanadze (15), Barro (4)- cinco inicial- Jorge Gutiérrez (7), Bobrov (8), Sekulic (11), Salvó (2), Van Lacke, Oroz y Maiza.

94.- Unicaja: Salin (10), Roberts (14), Waczinski (6), Wiljer (7), Shermadini (14)- cinco inicial- Fernández (13), Díez (5), Díaz (2), Stilma, Milosavljevic (8), Lessort (14). Okouo (1)

Árbitros: García González, García Ortiz y Zamorano.

Marcadores por cuartos: 28-25; 45-41; 68-66; 80-94.

Incidencias: Donostia San Sebastián Arena, ante 2.316 espectadores..

You may also like

0 comments

Leave a Reply