Al Bera Bera le sienta bien el negro

Era la primera vez que el Bera Bera disputaba un partido continental en Artaleku, el santuario del Bidasoa. Eligió la cancha irundarra para medir fuerzas con las jugadoras del Craiova, el vigente campeón de la EHF, un rival de tronío. Quizás porque las visitantes pensaban que las guipuzcoanas eran incapaces de sorprenderles, quizás porque las locales fueron a por todas desde el principio, quizás por todo…lo cierto a estas horas es que las jugadoras de Imanol Álvarez le dieron un soberano palo al rival en un partido que es histórico desde muchos puntos de vista (32-21).

Las gradas lucieron sus mejores galas, el ambiente fue el de las grandes tardes y el partido del Bera Bera es para grabarlo y verlo repetido bastantes veces. Primero, desde la perspectiva defensiva. Lo dieron todo y complicaron la vida a las rumanas que se quedaron boquiabiertas y sin respuestas. Marcaron los tres últimos tantos del partido para edulcorar un tanteo escandaloso. Era impensable que al cuarto de hora con todo igualado (8-8) el encuentro eligiera el camino del espectáculo. Al alto nivel defensivo, se añadió el ofensivo, con unas cuantas jugadoras disfrutando de lo lindo. Ver dirigir a Silvia Arderius y percutir sobre el muro visitante con tanta eficacia, era para no parar de aplaudir.

Bera Bera vistió de negro y le sentó formidable. Los últimos quince minutos del primer tiempo mataron a las entrenadas por Georges Burcea que encajaron un parcial de 10-0. Una barbaridad. Supongo que a estas horas siguen dándole vueltas a lo sucedido. Entre las paradas de Renata Arruda, la velocidad al contraataque y la eficacia en las terminaciones, el marcador se fue al infinito.

Tras el descanso casi nada cambió, quizás porque las rumanas no encontraban el modo de reaccionar y porque las guipuzcoanas se encontraban muy a gusto en ese paisaje. Sonaba la música de la orquestina, la gente aplaudía a rabiar y todo seguía parecido. Hasta tal punto que los ocho goles del descanso se convirtieron en once al final de la contienda.

Fue el momento del juego coral y de la locura desatada de un equipo al que le salía todo. Lo mismo daba desde fuera que desde los seis metros. Más allá de la eficacia colectiva, basta mirar los datos del porcentaje de tiros (50 por 40) y un 62% de eficacia. Buena culpa de ello corresponde a jugadoras como Ester Arrojeria, Maitane Etxeberria, Elke Karsten, Adriana Cardoso o Sara Gil, el último fichaje que desde el extremo hace diabluras.

Más allá de la holgura del resultado, para Bera Bera este encuentro es un punto de partida para seguir creyendo en sus opciones tanto en liga como en el resto de competiciones. Todo resultó precioso.

LAS OPINIONES
Para entender lo que vivió este equipo, basta con repasar las redes sociales y leer las sensaciones compartidas de las protagonistas. Por ejemplo:
Silvia Arderius: Lo que hemos vivido hoy en Artaleku ha sido sencillamente brutal.Gracias a la afición que se ha volcado y espero que hayan disfrutado tantísimo como nosotras. Yo personalmente nunca había vivido un partido así y hacia muchísimo que no me lo pasaba tan bien

FICHA TÉCNICA:

(32) BALONMANO BERA BERA: Arruda, Etxeberria (4), Menéndez (2), Camejo, Arrojeria (5), Arderius (6) y Gil (3) –equipo inicial- Azurmendi, Cardoso (5, 2p), Sans, Terés (3), Ezkurdia (1), Berasategi (1) y Zugarrondo (p.s.).

(21) SCM Craiova: Dzhukeva, Ianasi (3), Trifunovic (3), Ion, Seric (3), Fachinello, Nikolic (1) –equipo inicial- Vizitiu (7), Gjeorgjievska (2), Selaru, Tatar (2), Colac, Tanasie y Curment (p.s.).

Árbitros: Matan Lindenbaum y Dor Laron (Israel). Exclusiones: Ezkurdia, Terés, Menéndez, por Bera Bera y Gjeorgjievska (2), Seric, Ianasi y Trifunovic, por SCM Craiova.

Marcador cada cinco minutos:
2-2, 4-6, 8-8, 12-9, 13-9, 18-10 (descanso).
21-11, 23-13, 25-14, 29-17, 31-18 y 32-21.

Foto: Gipuzkoa Kirolak.

You may also like

0 comments

Leave a Reply