El GBC sufre una dura derrota en la prórroga ante el Manresa (85-91)

El Gipuzkoa Basket sufrió ante el Manresa la derrota más dolorosa que puede sufrir un equipo. Perdió en la prórroga por 85-91 después de acabar los primeros cuarenta minutos con el marcador 74-74. Y fue especialmente dura porque la situación del conjunto donostiarra es de alerta roja, de casi quedarse sin opciones de permanencia si sigue sumido en este bache de resultados tan cruel.

Fue dura porque mereció ganar, ambos entrenadores coincidieron en esto en sus exposiciones públicas postpartido, hizo muchos méritos para sacar adelante el duelo, pero también es verdad que cuando pudo rematar a su rival no lo hizo. Suele ocurrir que cuando un equipo está en dinámica negativa todo le sale mal, incluso lo que es normal que le salga bien. Y si además el rival está en un año más que notable, el Manresa sumó ayer su novena victoria, puede entrar en la Copa y eso que acaba de retornar a la categoría, todo se complica más.

Al GBC le abandonó esa pizca de suerte que todo equipo debe tener para ganar este tipo de partidos igualados. Incluso, todo se le cruzó en contra tras el 73-68 a falta de minuto y medio después de dos buenas acciones ofensivas de Dani Pérez en ataque. Parecía casi imposible no ganar. Sin embargo, el Manresa se encontró con todo de cara. Primero una canasta rápida de Dragovic, después dos tiros libres del debutante Zubcic y más tarde un par de fallos locales. Todavía Sekulic pudo asegurar el triunfo desde la línea de tiros libres a falta de 2,9 segundos. Falló el primero y anotó el segundo para el 74-72. El propio Sekulic cometió su quinta falta sobre Lundberg a 1,5 del final y el base-escolta del Manresa no falló desde la personal. La prórroga fue un paseo del conjunto visitante. El propio Lundberg, en su mejor partido en la ACB, sumó cuatro puntos, luego Toolson siete más y en el GBC no había más gasolina. Debió ganarlo antes.

Hasta entonces, el primer cuarto el Manresa amenazó con romper el choque. Doce puntos de Toolson y el trabajo interior de Lalanne fueron suficientes para poner una ventaja peligrosa (10-21). Reaccionó en el segundo cuarto el GBC con un parcial de 25-11 y Nevels, Van Lacke y Salvó haciendo daño, además de una notable defensa de todos, que provocó pérdidas en el Manresa. Todo se igualó mucho tras el descanso. Sekulic y Nevels lideraron a los suyos, y Lalanne y sobre todo Lundberg a un cuadro visitante cuya virtud fue la de no irse del partido cuando el GBC logró esa ventaja casi definitiva de cinco puntos en el tramo final.

Después, lo relatado antes. Un querer y no poder del equipo de casa, y un acierto oportuno del rival. Mereció mucho más el GBC, claro que sí, pero el baloncesto a veces no es justo. Premia al más entero hasta el final. Y perjudica al que está contra las cuerdas. La situación de los donostiarras es límite, por eso hasta cuando parece que va a ganar todo se le vuelve en contra. Es la maldición del colista, ayer incluso con la grada pidiendo la cabeza del entrenador. No pinta bien esta temporada para el GBC, pero esto hace tiempo que se veía venir.

FICHA TÉCNICA
(85) DELTECO GIPUZKOA (10+25+16+23+11) Dani Pérez (10), Van Lacke (9) Corbacho, Burjanadze (12) y Barro (4)- cinco inicial- Nevells (20), Gutiérrez (8), Salvó (4), Vobrov (4), Sekulic (14), Maiza, Oroz.

(91) BAXI MANRESA (22+9+22+21+17) Toolson (19), Lundberg (22), Tomás (2), Lalanne (15), Dragovic (10)- cinco inicial- Fisher (14), Jou, Sima (1), Muñoz (1) y Zubcic (7).

ÁRBITROS:
Pérez Pizarro, Martínez y Rial. Eliminados por personales Sekulic y Lalanne.

INCIDENCIAS
Donostia Arena, ante 1.722 espectadores en el partido 600 de los manresanos en la máxima categoría.

You may also like

0 comments

Leave a Reply