El Burgos pasa por encima del GBC tras el descanso (93-76)

burgos-gbc

El GBC firmó otro ejercicio de impotencia y perdió en la cancha del Burgos por 96-73. De esta forma, suma su séptima derrota consecutiva. Y eso que inició bien el partido, mandó en el marcador y jugó mejor durante los 13 primeros minutos que su rival. Una puesta en escena excelente de Bobrov, autor de los primeros diez puntos del conjunto donostiarra, les puso por delante ante un Burgos que acusaba la buena puntería del ucraniano del Gipuzkoa Basket. Superó a su defensor, el debutante Sutton, que luego se la devolvería con creces en el segundo cuarto.

Pero el GBC logró irse al final del primer acto con ventaja (18-21). Corbacho acabó bien este periodo con cinco puntos, así como Maiza, otra vez segundo base y con minutos. En el conjunto local solo Alex López lo tenía claro a la hora de ir a por la canasta rival. Un triple de Sutton y cuatro puntos de Huskic eran insuficientes para poder con el GBC en el arranque del duelo.

Incluso la diferencia visitante fue a más en los primeros compases del segundo cuarto. Con Burjanadze acertado, el georgiano encadenaría siete puntos seguidos, el Gipuzkoa Basket se fue a los ocho de ventaja (20-28), después mantendría esa renta tras triple de Nevels (23-31). A partir de aquí llegó el festival de Dominique Sutton, el ala-pívot recién llegado a Burgos, un jugador con buena mano pero sobre todo con un físico muy potente que saca el máximo rendimiento a sus 196 centímetros.

En un abrir y cerrar de ojos cambió el ritmo del partido y devolvió a su equipo a la pelea. Con él llegó la reacción ante la impotencia de los interiores del GBC. Anotó siete puntos seguidos y acabó la primera parte con 12 puntos y 8 rebotes. Después, apareció Huskic que a varias canastas sumó asistencias y rebotes. Al GBC se le empezaba a torcer el encuentro, como tantas veces. Del 23-31 en el minuto 13 se pasó a un 45-39 al descanso, lo que indica un parcial de 22-8 en esos siete minutos. De nuevo, el Gipuzkoa Basket entraba en un periodo improductivo en ataque y permisivo en defensa. Tiró por la borda muy pronto una diferencia a favor de ocho puntos ante un Burgos que empezaba a coger el mando del choque.

La salida del tercer cuarto fue peor. Sutton siguió con su particular show, metió en cuatro faltas a Barro y, por si fuera poco, Vitor Benite encadenó tres triples seguidos para llegar a una diferencia ya casi definitiva en el minuto 26 (60-46). En el GBC sus mejores hombres no funcionaban. Mal partido de Dani Pérez, sin incidencia en ataque y superado por Fitipaldo, el uruguayo dirigió y asistió muy cómodo, desaparecido Nevels y sin presencia Sekulic, Bobrov y Burjanadze. Cancar también jugó sus mejores minutos en este periodo y Huskic hizo lo que quiso con los pívots del GBC por lo que el cuadro local empezó a destrozar a su adversario. Vamos, lo habitual cada jornada.

Y es que concediendo tantas ventajas al enemigo es imposible ni tan siquiera optar a ponérselo por lo menos complicado. El GBC llega un momento que ni defiende ni ataca. Y así se fue marchando otra opción de ganar. El Burgos, con una gran plantilla y una temporada poco lúcida de resultados, se encontró con un colista que aguanta hasta un punto, pero que al primer mandoble hinca la rodilla de forma clara y se lo pone muy fácil a sus rivales.

Del cuarto final poco que decir. Un castigo porque ya el duelo estaba decidido. El Burgos se gustó y el cuadro donostiarra volvió a ofrecer una imagen lejos de un equipo que se juega la vida en cada partido. Otro paso más hacia la LEB Oro de un equipo al que la segunda vuelta se le va a hacer muy larga. Y es que tampoco ante rivales de perfil medio bajo, de esos que viajan en el vagón del que deben salir los dos descendidos, logra competir.

También te puede interesar

0 comentarios