Demasiado castigo para un GBC que mereció ganar al Valencia (66-67)

El baloncesto está siendo injusto con el Gipuzkoa Basket esta temporada. La derrota ante el Valencia es la más dura y cruel que el conjunto donostiarra podía sufrir en estos momentos de la temporada en la que se juega en cada partido la superviviencia en la Liga Endesa. Sobre todo por la forma en la que se produjo, después de superar a todo un Valencia Basquet durante muchos momentos del encuentro. Lo cierto es que a falta de cinco minutos cuando Bobrov situó en el marcador el 62-52 todo apuntaba a un triunfo local. Esa era la inercia del duelo.

Desactivados jugadores tan importantes para el equipo de Jaume Ponsarnau como Will Thomas, o Van Rossom, incluso otros que están en un momento de forma muy bajo tras salir de lesiones como Diot, Sastre y Rafa Martínez, cuando nadie esperaba ya a San Emeterio, muy fallón hasta ese momento final, el cántabro se convirtió en salvador de su equipo. Suya fue la reacción, suyos los nueve puntos en el tramo final, suya la última canasta, en posición casi desequilibrada para hacer el definitivo 66-67. Sin duda fue el jugador del partido. Aun con todo, el GBC tuvo 15 segundos para ganar, pero el último tiro de Nevels, que había hecho un notable segundo tiempo, no encontró el camino del aro rival.

De nada sirvió la buena puesta en escena del equipo de Sergio Valdeolmillos que supo desactivar al mejor jugador del Valencia esta temporada, el pívot Will Thomas incapaz de anotar un solo punto en el partido; tampoco le valió para ganar sus buenos momentos defensivos, ni el esperanzador debut de dos jugadores que van a aportar mucho al GBC, aunque uno se pregunta si llegan a tiempo para voltear la delicada situación. Rebec con su juego eléctrico, sus asistencias y su control del ritmo, y Zeisloft con sus triples, hasta cuatro firmó el estadounidense antes el descanso, fueron claves en el buen partido de los guipuzcoanos. El base saltó a la cancha ya en el minuto tres cuando Dani Pérez se cargó con dos faltas personales, y el escolta estadounidense apareció en el tramo final del primer cuarto y una bomba de las suyas sirvió para cerrar este acto sobre la bocina y hacer el 14-14.

Rebec y Zeisloft, notables
Son dos jugadores muy interesantes para este tramo decisivo de la temporada. No obstante, el partido se perdió en ese 4-15 final, en ese intervalo del choque en el que se deciden los encuentros. Al GBC se le apareció su mal fario habitual cuando encara finales apretados, mientras que el rival se encomendó a ‘El Santo’, como se le denomina a San Emeterio. Llegaron los nervios al equipo local, y a San Emeterio, que firmó nueve puntos en esos últimos tres minutos, se le sumó un triple de Van Rossom para el 66-65 a falta de un minuto. El base belga había fallado todos sus tiros triples, hasta un total de cuatro seguidos, pero hizo el último, el que puso a un punto a su equipo (66-65). Antes, el GBC iba ganando por 66-60 tras dos fallos del francés Labeyrie; después llegaron cinco puntos seguidos de los valencianos, los tres últimos el triple de Van Rossom; en la siguiente jugada perdió un balón Burjanadze, muy atropellado en un ataque clave, y luego llegó la canasta fatídica de San Emeterio.

Todavía quedaron esos 15 segundos para que Nevels lanzara un tiro bastante claro. No logró el objetivo y ahí murió un partido que debió tener signo local y que se fue de la peor forma posible. ¿Quién sabe cuántas posibilidades de permanencia del GBC se han podido alejar con esta derrota?. Solo el tiempo y el paso de las jornadas lo dirá, pero este grupo de jugadores vuelve a encajar todo un mazazo de los que cuesta levantarse.
En el debe del conjunto donostiarra queda el saber resolver esos finales apretados. A las tres prórrogas que se saldaron en su día con derrotas en casa se suma ahora una más en un partido que tenía casi ganado el equipo de Valdeolmillos. No fue un buen Valencia, se notó la ausencia de Dubljevic y el bajo tono físico de bastantes de sus jugadores, pero el GBC desaprovechó una buena opción de ganar y apretar un poco más el vagón de cola.

FICHA TÉCNICA
(66) GIPUZKOA BASKET (14+15+23+14): Dani Pérez (2), Newells (14), Salvo (10), Burjanadze (6), Sekulic (4)- cinco inicial- Maiza, Van Lacke, Barro, Salvo, Vobrov (12), Rebec (6), Zeisloft (12), Corbacho.

(66) VALENCIA BASKET (14+19+15+19): Labeyrie (12), Van Rosson (8), San Emeterio (11), Will Thomas, Rafa Martínez (3)- cinco inicial- Diot, García, Vives (7), Tobey (13), Sastre (5), Matt Thomas (2) y Doornekamp (6).

Árbitros: Peruga. Aliaga y Baena. Sin eliminados

Incidencias: Donostia-San Sebastián Arena, ante 2.762 espectadores.

You may also like

0 comments

Leave a Reply