Victoria balsámica en Pontevedra

Escuchaba hace unos días decir a Leo Renaud, jugador del Bidasoa, que no podían caer en las euforias. Recordaba que hace años el Guadalajara protagonizaba una campaña formidable, para terminar perdiendo todos los últimos partidos. En otra conversación personal con un jugador de la plantilla, me comentaba hace semanas que no ir a Europa el año que viene sería un fracaso.

Cuento esto para tratar de explicar lo que siente un equipo a la hora de afrontar un partido. Cada vez son más decisivos. Los dos últimos podían haber sembrado dudas. El empate en Artaleku ante el Cangas y la derrota (menos trascendente) en la cancha del Anaitasuna (Copa) pudieran hacer pensar que el equipo entraba en fase de crisis. Por eso, el partido en Pontevedra significaba algo así como la prueba del algodón.

A esta hora, con dos puntos más en la clasificación, junto al empate del BM Rioja en casa ante el Cuenca, determina que los irundarras siguen segundos en la tabla y que cada semana que pasa todo parece más cerca. ¡Sigue quedando mucho!. Ganar fuera de casa nunca fue fácil y hacerlo en terreno de un equipo que se está jugando el descenso, menos. Bidasoa no iba a encontrar la menor facilidad para la conquista. Lo comprobó de inmediato. Lo mismo que el Teucro. Si creía que al Bidasoa le iban a entrar dudas…

Basta mirar la marcha del marcador para entenderlo. Empates y ventajas mínimas hasta los últimos minutos de un encuentro en el que los de Jacobo Cuétara jugaron para decidir. Primero, con una modificación táctica en la defensa, pasando del 6-0 al 5-1, que supuso cortar de raíz las opciones de los lanzadores Davor Cutura y Fischer. En el primer tiempo contaron además con la inestimable aportación del pivote Samuel Gómez. Ellos mantenían vivo a su equipo.

El intercambio duró mucho tiempo y, aunque los amarillos parecían estar en mejor situación, el Teucro se aferraba a todos los clavos que ardían. Cuando a falta de diez minutos para el final (23-24) la ventaja guipuzcoana era de un gol, todo necesitaba de un plus en el que la calma superara a los nervios y los aciertos a los errores. Es entonces cuando emerge Xoan Ledo en la portería deteniendo varios balones que el ataque no desaprovecha. Los goles consecutivos de Iker Serrano, Esteban Salinas, Kauldi Odriozola y Sergio de la Salud (23-28) sentencian a falta de cinco minutos para la conclusión. Luego, Jon Azkue marcaría otro más para desembocar en un final de intercambio de tantos menos pasional. Ni el tiempo muerto de Luis Montes, ni el último aliento del Teucro, cambiaron la sentencia.

Triunfo balsámico para el Bidasoa, que volvió a mover peones. Buena noticia para los extremos Mikel Zabala y Kauldi Odriozola, brillante en el extremo y en el lateral izquierdo. Buenos goles de Rudy Seri que parece reencontrarse tras la lesión y plausible tono general de un equipo que dispone ahora de siete días para recuperarse y preparar el encuentro del sábado ante el Benidorm en Artaleku.

FICHA TÉCNICA

(26) TEUCRO (15+11): Javier Santana; Cutura (4), Gerhrhardt (1), Fischer (10), Bela (1), Mosquera (1), Sergio Pérez (2) –siete inicial- Jorge Lloria (p), Samuel Gómez (4), Poveda (2), Pereiro (1), Garrido, Piovarczk, Prada, Moyano y Rial.

(31) BIDASOA IRUN (16+15) Xoan Ledo (1); Zabala (5), Kauldi (7, 1p), Paco Barthe , Tesoriere, Rodrigo Salinas (1), Seri (5) –siete inicial- Rangel (p), Cavero (2), Iker Serrano (2), Esteban Salinas (2), Sergio de la Salud (3), Leo Renaud (1), Azkue (2) y Aldaba.

ARBITROS: Alberto Rodríguez (Comité gallego) y Oscar Raluy (Comité canario). Exclusiones de Pereiro, Bela y Fischer, por los gallegos; Kauldi Odriozola, Esteban Salinas, Tesoriere y Azkue, por los guipuzcoanos.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
3-3, 5-5, 9-9, 11-12, 13-15, 15-16 (descanso)
17-18, 20-19, 21-23, 23-24, 23-28, 26-31 (final).

You may also like

0 comments

Leave a Reply