Remontada histórica del GBC para ganarle a Estudiantes por 93-92

Así es este deporte, en el que a veces pasan cosas de todo punto increíbles. Que levante la mano el que segundos antes del descanso y con el marcador 29-53 pensaba que el GBC iba a remontar el partido y terminar ganando al Estudiantes por 93-92. Nadie que hubiera visto la primera parte podía imaginar tal reacción de un equipo local desconocido en defensa, permitió muchos triples al rival sobre todo en el segundo cuarto, y canastas fáciles de un conjunto madrileño que es muy flojo defendiendo pero que suele atacar con eficacia. El GBC hacía aguas por todos los lados en esos primeros veinte minutos. Sin la agresividad de un equipo que se juega la vida, falto de carácter y contemplativo. Hasta ese 29-53 consecuencia de los triples de Cook, Clavell, Suton y Hakanson y de la superioridad por dentro de Shayne Whittington, que hizo daño en el inicio del choque. El dato de los tiros de campo era claro al descanso: el GBC firmaba un 39%, mientras que los madrileños se iban a un 54%, con un fantástico 60% en triples (12/20).

El partido estaba perdido de seguir así el GBC. Pero el baloncesto tiene un punto de magia que no se encuentra en otros deportes. A veces, unos minutos de locura, de acierto, de ardor guerrero y de creer que todo es posible obran el milagro. También el discurso y la llamada al orden que seguro hubo en el vestuario donostiarra en el intermedio del partido. Si se muere se muere matando, pero no con una actitud de perdedor y de indolencia. El equipo se había retirado a los vestuarios con la cabeza baja. Parecía que ya no había nada que hacer. El 31-53 del descanso no era de recibo, más cuando se había vendido el choque como vital, como casi el último tren para agarrarse a la posibilidad de la permanencia.

Cambio radical

Y de repente el GBC empezó a defender. Y encontró también el aro rival. Valdeolmillos apostó por los cambios automáticos de jugador en defensa, de esta forma paró el bloqueo directo del ‘Estu’, situó a Rebec sobre Brizuela, lo que fue un acierto total porque el donostiarra se desquició y no se encontró cómodo, y apareció un jugador al que se le ha echado mucho de menos en buena parte de la temporada, Bobrov. El interior ucraniano se unió al despliegue ofensivo de Beqa, autor de tres triples en este cuarto, doce puntos en el interior sumó Bobrov para lograr un parcial de 20-8 en los primeros cinco minutos.

Además, Dani Pérez organizaba, llevaba el ritmo y ofreció su tope de asistencias, hasta doce. El Estudiantes creyó que tenía el partido ganado y su soberbia le perdió. Además, el GBC no vivía solo de Beqa y Bobrov, ya que el tirador estadounidense Zeisloft empezaba en este cuarto a engrasar su muñeca. Anotó cinco puntos y se dejó 11 para el último acto, en el que también incluyó tres bombas de tres puntos. El GBC se situó a siete puntos casi al final del tercer periodo (66-73). Había partido, claro que sí.
Illunbe atisbaba la remontada. Se había hecho lo más difícil, es decir reaccionar a lo grande y meterle el miedo en el cuerpo al rival. El ‘Estu’ se secó ofensivamente. Cook solo hizo un triple, Clavell otro, Caner-Medley uno más y Whittington cuatro puntos. Sin noticias de Brizuela, su ‘jugón’ particular, y sin respuesta adecuada de un equipo que veía que iba a perder. Así, un dos más uno de Bobrov, más un triple de Zeisloft y otra bomba de Dani Pérez pusieron por delante al GBC a falta de tres minutos (89-87).

Con la grada llevando a su equipo en volandas, hasta el final se produjo un intercambio de canastas que podía dar el triunfo a cualquiera. Ganó el GBC, con dos libres de Zeisloft y una canasta de Bobrov seguidos para solventar el 89-92. De esta forma y con 93-92 ya no anotó nadie. La tuvo Estudiantes pero Brizuela falló, no llegó ni a lanzar. Algarabía local y séptima victoria. Se consumó la mayor remontada de la Liga tras el descanso desde que la competición se juega a cuatro cuartos. Lo dicho: nadie se rinde, siguen vivos.

FICHA TÉCNICA
(93) Delteco Gipuzkoa Basket: Dani Pérez (5), Nevells (10), Salvó (4), Burjanadze (26), Sekulic (2), Barro (4), Vobrov (19), Zeisloft (19), Rebec (4), Corbacho, Van Lacke, Maiza,

(92) Movistar Estudiantes: Brizuela (10), Cook (21), Vicedo (3), Canner- Medley (5), Whittington (17), Hakanson (9), Suton (6), Grytsak, Lampropoulos (2), Sola (2), Clavell (17).

Árbitros: Conde, Manuel y Padrós.
Parciales: 18-23; 31-53 -descanso- 66-73; 93-92
Incidencias: San Sebastián Arena ante 4.859 espectadores.

You may also like

0 comments

Leave a Reply