Bruselas aplaude a Teunissen en el estreno del Tour

Arrancó el Tour de Francia en las abarrotadas calles de Bruselas. Se conmemoraba el primer triunfo de Eddy Merckx hace cincuenta años en la ronda gala. Se intuía un sprint final y así fue. Quizás el holandés Mike Teunissen no era el principal favorito, pero el corredor del Jumbo Visma metió un riñón más que Sagan y le birló el triunfo por medio tubular.

Siguiendo la estela y apretando hasta la última pedalada apareció la nómina casi completa de favoritos a la victoria del día. Caleb Ewan, Nizzolo, Colbrelli, Matthews, Matteo Trentin, Naesen, Viviani, Stuyven, Van Avermaet… entraron tras las dos primeros con el mismo tiempo de 4.22.47.

Como sucede en estas primeras etapas, el riesgo está en las caídas. El Tour no se gana en la primera semana, pero se puede perder como consecuencia de los tortazos. Entre los afectados se encontraba Groenewegem, al que afectó uno de los trompazos. De ello se aprovechó el habitual lanzador y compañero Teunissen que no desaprovechó la oportunidad.

A menos de 10 kms. de meta, el líder de Astana, Jakob Fuglsang, salió perjudicado. Debió ser atendido por el médico de carrera y realizar, junto a sus compañeros de equipo, un esfuerzo ímprobo para alcanzar la cola del pelotón y entrar con el gran grupo. La cara del danés llena de sangre era un poema. Fue trasladado al concluir la etapa a un hospital. Tras realizarle prueba radiográficas se comprueba que no hay fractura y que podrá competir en la crono. Otra cosa será saber en que condiciones.

Probablemente, este domingo, la carrera cambie de líder y Teunissen pierda el amarillo, ya que se disputa una segunda etapa de 27,5 kilómetros contrarreloj por equipos. Un circuito urbano que se volverá a poblar de espectadores lleva a los corredores desde el Palacio Real hasta el Atomiun, dos edificios emblemáticos de la capital belga.

(Foto: Astana Team)

You may also like

0 comments

Leave a Reply