Viviani, una locomotora en Nancy

Que el Deceuninck-Quick Step dispone de un equipazo es una realidad que no podemos perder de vista. A la exhibición de Alaphilippe en la tercera etapa del Tour, se suma el triunfo al sprint de Elia Viviani en la cuarta. El italiano enseñó la mandíbula a sus rivales. El pelotón llegó compacto a las calles de Nancy, donde las curvas se tomaban a velocidad de vértigo y la lucha por las mejores posiciones era un factor de riesgo añadido. Dentro ya de los últimos tres kilómetros, se desató la batalla.

El último cañonazo correspondió a Viviani. Su bicicleta en la foto finish fue por delante de Kristoff, Caleb Ewan, Sagan, Groenewegen, Teunissen, Nizzolo, Stuyven, Matthews, Laporte, Trentin, Greipel, Bonifazio…todos en el mismo tiempos del vencedor (5.09.20). No faltaba nadie.Ganar a semejante grupo de oponentes justifica el abrazo con sus compañeros al traspasar la línea de meta. El ciclista de Isola consigue su primera victoria en la ronda gala y emocionado comenta: ¡A dream came true! (Un sueño hecho realidad)

Por lo demás no hay variaciones mayores. Alaphilippe sigue siendo el maillot amarillo; Peter Sagan, el verde; Van Aert, el mejor joven; Wellens, el maillot de la montaña y el Jumbo Visma, el mejor equipo.

La quinta etapa lleva a los corredores desde Saint-Dié-des-Vosges a Colmar, una preciosa población de Alsacia. En el tramo final de la jornada aparecen dos puertos de 2ª y uno de 3ª.

(Foto: Deceuninck-Quick Step)

También te puede interesar

0 comentarios