En la cresta de la ola amarilla

La victoria del Bidasoa en Benidorm refuerza el camino trazado desde el inicio de la temporada. Cuenta sus partidos por victorias, excepción hecha de la habitual cita con el Barça que concede poco. Lo demás han sido triunfos en León (Ademar), Presov (Champions) y Benidorm. Ahora afronta tres partidos seguidos en Artaleku, comenzando este sábado con el Cocks.

Seguro que se llena el pabellón, porque la afición está con ganas de mostrarle cariño y apoyo al equipo. Tal y como van las cosas, los de Cuétara viven un momento dulce, en juego y resultados. Pocos equipos juegan tan buen balonmano como los amarillos. Por ahora, van aguantando el tirón de los esfuerzos físicos y psicológicos. Llevar a la par dos competiciones sin resentirse está al alcance de pocos.

Algo que suele decirse a los deportistas es que «disfruten». Desde fuera da la sensación que tanto los técnicos como los jugadores se lo están pasando bien. Los resultados siempre ayudan y llegan desde la secuencia de conceptos muy bien aprendidos. La solidez defensiva es un arma; el trabajo colectivo no pasa desapercibido; las rotaciones son clave porque, juegue quien juegue, no baja el listón del rendimiento.

A estas horas, es pronto para extraer conclusiones absolutas. Da la sensación de que el equipo está mejor que la temporada pasada, que juega con más fluidez el ataque y que manifiesta equilibrio en ambas áreas, sin perder el norte de una defensa descomunal. No es fácil hacerles goles.

Convendrá no perder la perspectiva porque esto sólo acaba de empezar y queda por delante un mundo. Afrontarlo desde los buenos resultados, ayudará a superar los momentos de dificultad que llegarán seguro. El objetivo es llegar a Navidad lo más enteros posible.

FOTO: Edwin van’t Hek.

You may also like

0 comments

Leave a Reply