El Bidasoa se apunta a un bombardeo (34-19)

Parece que llevara jugando esta competición desde tiempo inmemorial, pero no es así. La mayor parte de la plantilla del Bidasoa no había jugado un partido de Champions europea hasta hace una semana en Presov. Ahora, gran parte del plantel acumula dos, que además son triunfos.

El segundo de ellos en Artaleku ante el Cocks de Finlandia que cuenta con una ONU de plantilla, porque, de hecho, solo hay cuatro fineses en sus filas. Llegaban a Irún con interrogantes de lo que se iban a encontrar. Seguro que no pensaban ni en el nivel del rival, ni en las dificultades de hallar alojamiento «por culpa» del Festival de Cine de Donostia que lo copa casi todo, ni del espantoso calor del recinto. Se fueron a Etxalar y desde allí a vivir la experiencia de Artaleku que seguro les resulta agria. Perder (34-19) por tanta diferencia de goles no entraba en los cálculos de nadie. Y ganar con semejante holgura, tampoco.

El Bidasoa saltó nervioso, con esa pizca de ansiedad que supone jugar encuentros trascendentes. Falló demasiado al principio y su entrenador reaccionó a tiempo. Jacobo Cuétara lo vio claro y antes del minuto 5, perdiendo 1-3, solicitó el tiempo muerto de rigor. Y ahí empezó todo o se acabó todo, porque el cuadro irundarra lo reventó.

Xoan Ledo se hizo el mariscal de la meta, sacó pies y manos, enseñó al rival lo que había sobre el parquet y no bajó un ápice su rendimiento. Fue el único que lo jugó todo. Como por delante de él el muro no enseñó fisuras, estaban puestas las vías para que el tren no descarrilara. El habitual rendimiento de Tesoriere, Barthe, Seri, más la ayuda de Matheus da Silva, junto a los Serrano, Leo y compañía ponían el listón defensivo casi imposible para los visitantes. Cuando tocaba defender con avanzado, aparecía Kauldi en ese papel que no le disgusta.

Desde el 1-3 poco optimista, el juego y el acierto en ataque cambiaron el panorama de modo absoluto. Se engrasaron las piezas y el motor carburó implacable. Un parcial de 11-4 dejaba el tanteo en 12-7 a falta de poco más de cinco minutos para el descanso. El Bidasoa situó el partido donde quería, lo mismo que la grada que no dejó de poner color, cantar, animar, disfrutar y sudar hasta empaparse.

Con seis goles de colchón (17-11) se llega al descanso y tras él una hecatombe para los visitantes. Después de un penalti transformado por Ronnberg, la sequía se apoderó del Cocks. Tardaron más de 16 minutos en marcar el segundo gol. Lo apuntamos al zurdo Syrjala que acabó con la desesperación de su entrenador que para entonces ya había cubierto los dos tiempos muertos.

Ese interim no lo desaprovechó el Bidasoa. Corrió como si le persiguieran leones en la selva y se hinchó de aprovechar contraataques. ¡Hasta Tesoriere pudo aprovechar uno en segunda oleada!. Ocasión de definir y lucirse para Mikel Zabala (impecable), Crowley, Cavero y Kauldi. No fueron los únicos, porque a la buena dirección de Sergio de la Salud se unieron los remates de Leo, Rodrigo Salinas, Azkue, Seri y Barthe que también jugó minutos de ataque. Quizás a los pivotes les toco bailar con las más feas de la fiesta: Lukyanchuk y Tsitou.

El Bidasoa vivió minutos de desenfreno y puso tanta distancia en el marcador que el partido perdió tensión, pero no competitividad. Cuétara manejó con mucha alegría los cambios, descansos y rotaciones.
Seguro que todos los agradecen en el inmediato horizonte de dos encuentros en la próxima semana. Mientras tanto que les quiten lo bailao.

FICHA TÉCNICA
(34 ) Bidasoa-Irun (17+17). Xoan Ledo; Zabala (5), Kauldi (4, 1 p.), Esteban Salinas (2), De la Salud (2), Rodrigo Salinas (5), Seri (2)- equipo inicial- Rangel (ps), Cavero (2), Crowley (3, 1 p.), Serrano, Barthe (1), Renaud (3), Azkue (4. 1p.), Tesoriere (1), Da Silva.

(19) Cocks (11+8). Vitalli Shitsko; , Tamminen (2), Lukyanchuk (2), Ronnberg (5, 4 p.), Yury Semenov, Tsitou (1), Gugleta –equipo inicial- Leevi Koistinen (p.s.), Memic, Kreicbergs, Syrjala (2), Nenita (3), Puljizovic (3), Eugeny Semenov (1).

Marcador cada cinco minutos:
2-3, 6-3, 8-5, 11-7, 13-8, 17-11 (descanso);
20-12, 21-12, 25-12, 26-14, 30-17 y 34-19.

Árbitros. Opava y Valek (República Checa). Excluyeron a Tamminen, Eugeny Semenov y Lukyanchuk, por el Cocks; Barthe y Tesoriere, por los irundarras.

Incidencias. Artaleku, ante 1.791 espectadores. (Foto Izaskun Etxeberria)

You may also like

0 comments

Leave a Reply