Jacobo Cuétara, trabajo de artesanía en el horizonte inmediato

Llega este miércoles a Artaleku (20.15) el Liberbank Cuenca, que se parece cada vez más al Bidasoa de la pasada temporada. “el mejor equipo después del Barcelona, tanto en puntos como en juego”, valoraba Cuétara en la previa ante los medios. A partido por semana, con una buena plantilla y con la seguridad de que el camino que se sigue es el correcto, saben que les espera premio mientras las cosas no se les tuerzan.

Justo lo contrario de lo que le sucede a esta hora a su rival. A las conocidas bajas de Sergio de la Salud y Paco Barthe, se une la de Kauldi Odriozola que sufrió un golpe en el cuádriceps en la última jugada del choque de Pamplona y no está para competir, así como el «kilikolo» de algunos más que están cogidos con pinzas.

Aunque Jacobo Cuétara no quiere poner excusas sobre la mesa, no le cabe otra que reconocer las dificultades y tratar de hacer el mejor trabajo de orfebrería, tanto en lo que supone arriesgar con algunos de los tocados como en disponer el equipo más competitivo posible. Tanto para el encuentro de Artaleku, como para el del sábado en Lisboa donde le espera otro equipo efervescente que se hace mayor en su cancha.

En la comparecencia del técnico bidasotarra había que referirse a las bajas: “Es nuestro hándicap. A partir de ahí, los que estemos buscaremos soluciones para generar problemas por un lado y por otro. Intentaremos ser lo más competitivos posibles como hemos sido ya muchas veces. Es un partido para ir con todos a muerte y así vamos a ir. Vamos a estar muy condicionados por las lesiones, pero jugamos en casa y tenemos el apoyo de la afición, que estoy seguro de que entenderá ese condicionamiento y nos apoyará más, porque entramos en el territorio de la épica”, reconoció Cuétara.

La cita mide el potencial de los dos subcampeones de la pasada temporada. El de liga y el de Copa. Los dos siguiendo la estela del Barça. Bidasoa sabe de sobra que puede perder, aunque dispusiera de todos los jugadores, porque está en una dinámica de máxima exigencia hasta Navidad. «Nuestro objetivo es conseguir el mayor número de puntos posibles, cuidando las diferencias de goles. Es importante ir arañando puntos para estar bien colocados para la segunda vuelta. No depende tanto contra quién, pero sí importa sumar, valoraba el entrenador.

Quiso hacer un guiño al encuentro frente al Anaitasuna: «Tenemos que tener una perspectiva más global, no ponernos nerviosos al ir por debajo en el marcador, porque el ponernos nerviosos es algo que no solemos hacer”.

Como resumen, la competición está poniendo a prueba a todo el club. De arriba a abajo. El modo de gestionar las dificultades determinará muchas cosas futuras. Por ahora y hasta que escampe, como dice tanta gente «partido a partido».

You may also like

0 comments

Leave a Reply