El Bidasoa supera otra misión imposible (28-26)

Algún día el Bidasoa perderá y debemos estar preparados para ello. Hay momentos en los que parece imposible la victoria y sin embargo, se superan los escollos y el esfuerzo tiene premio final, una traca en toda regla. Artaleku volvió a vibrar por el compromiso del equipo con su club y la camiseta que defienden. Tal y como iba el partido ante el Granollers, nadie, salvo ellos, daba un euro por un triunfo final. Los vallesanos llevaban la iniciativa en el marcador prácticamente desde el inicio.

Al equipo le costaba adaptarse a las realidades del rival y no era superior en ninguna de las dos áreas. La conexión con el pivote Adriá Figueras, los desdoblamientos de los extremos y el tiro exterior causaban estragos en la portería local. Hasta se atrevieron con un «fly» a los veinte minutos de juego, cuando Adriá Martínez hacía el 6-8. Cuétara buscaba en los tiempos muertos la reacción de los suyos. Mal que bien, a tirones, salvó los muebles del primer tiempo, marchándose con derrota mínima al vestuario (11-12).

Durante muchos minutos del segundo tiempo no cambió el paisaje y quien más quien menos se temía lo peor. Costaba reaccionar, porque el Granollers estaba entero y Bidasoa no fluía como en anteriores encuentros. Sin embargo, como si saliera de la nada, todo cambió para bien de los amarillos. De perder 20-23 a ganar 26-24, un parcial (6-1) que abría una puerta a la esperanza. Artaleku lo entendió como siempre y llevó a los suyos en volandas, mientras que los vallesanos sentían la presión y el temor a quedarse sin nada después de todo lo que habían hecho.

Cuando en esa fase del partido, Bidasoa se pone por delante es muy difícil que claudique. No desaprovechó los errores rivales, duplicó los esfuerzos y se llevó el gato al agua. En ese tramo del match destaca sobre manera la actuación descollante de Rodrigo Salinas que está protagonizando una señora temporada. Sus nueve goles desataron la tormenta y acabaron con el rival, sin desdeñar todas las aportaciones de sus compañeros, incluido Iker Serrano, el capitán que disputaba el partido 300 en Asobal.

FICHA TÉCNICA

(28) C.D. BIDASOA (11+17): Rangel; Crowley , Kauldi Odriozola (1), Iker Serrano (2), Azkue (3, 1p), Rodrigo Salinas (9), Leo Renaud (1) –equipo inicial- Tesoriere, Cavero (1), Orbovic (2), Zabala (2), Esteban Salinas (3), Sergio de la Salud (1), Seri (2), Matheus da Silva (1), Xoan Ledo (ps).

(26) BM. GRANOLLERS (12+14): Pol Sastre; Adriá Figueras (8, 1p), M. Gassama (2), Adriá Martínez (3), Nenadic (1), Ivan Popovic, Tarrafeta (4) –equipo inicial- Marc Guardia (ps), Oswaldo dos Santos (3,1p), Borja Lancina, Jan Gurri, Edgar Pérez, Pol Valera ( 3), Márquez (2) y Sergi Franco.

ÁRBITROS: Jesús y Jorge Escudero Santiuste (Comité cántabro). Exclusiones de Crowley, esteban Salina y Seri, por los de Artaleku; Edgar Pérez y Dos Santos, por el Granollers.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
2-3, 3-5, 5-6, 6-8, 7-11, 11-12 (descanso)
13-16, 17-18, 18-21, 22-23, 25-24, 28-26

Incidencias: Artaleku, ante 1.190 espectadores. Mucha gente para lo que se podía esperar. Partidos de Champions de fútbol y noche de perros que no animaba a salir de casa.

(Foto: Narcís Urdin).

You may also like

0 comments

Leave a Reply