El balón de Leo

Poco después de que Leo Messi obtuviera el sexto Balón de Oro como mejor futbolista del mundo, su compañero Antoine Griezmann (14º en la clasificación de este año) le felicitó en las redes sociales con una frase tan corta como evidente: «El balón de Leo».

El futbolista argentino consigue este galardón por ser diferente a los demás, perpetuarse en el campo de la eficacia, año tras año, temporada por temporada, partido a partido. Nadie como él lo hizo tanto tiempo seguido. Por eso es irrepetible. En el discurso de agradecimiento, reconoció que 32 años es una edad a a tener en cuenta, que el final de su carrera está cada vez más cerca, aunque aún le queden algunos años. El camino está jalonado de balones en oro (2009, 2010, 2011, 2012, 2015 y 2019).

El premio que organiza y otorga en solitario la revista France Football contó con el glamour de siempre en el escenario del teatro «Le Chatelet» de París. Presentado con gracia y talento por el exjugador Didier Drogba y la periodista Sandy Heribert, cuidó todos los detalles, incluida la novedad de que el vencedor del año anterior sea quien entrega el galardón a quien lo con sigue. Lo hizo Luca Modric para decirle «Enhorabuena, te lo mereces». Ese gesto rompería el hielo tradicional entre los protagonistas. Messi se impuso a Virgil van Dijk, Cristiano Ronaldo y Sadio Mané, todos presentes en la sala menos el portugués.

Alisson Becker recibió el Trofeo Yaskin en tanto que Mathhijs De Ligt fue elegido mejor joven y se hizo con el Trofeo Kopa.

MEGAN RAPINOE, EN FÉMINAS

Campeona del mundo con los Estados Unidos, Megan Rapinoe consigue el segundo Balón de Oro femenino de la historia. A sus 34 años sucede en el palmarés a Ada Hegerberg. ganadora en 2018.

Juega en el ataque del Reign FC, club que pertenece al estado de Washington. La vencedora destaca por la visión el juego y la capacidad resolutiva que puso de manifiesto en el pasado mundial disputado, precisamente, en Francia.

You may also like

0 comments

Leave a Reply