El Bidasoa pone la guinda y jugará la Copa Asobal

El Bidasoa se parece cada día más a una trapecista llamada Pinito del Oro, que subida en el alambre se la jugaba en cada actuación. El presentador del circo en el que actuaba hacía crecer la tensión de los espectadores con una frase que se acuñó para siempre: «más difícil todavía». Cuando el martes a la mañana casi todos podíamos pensar que las opciones de los irundarras de acudir a la Copa Asobal eran pequeñas, a la noche, tras la derrota de los riojanos en Granollers, la cotización amarilla subió una barbaridad.

Quedaba superar al Bm Sinfin y ganar la plaza de modo legítimo. Dicho y hecho. Los de Jacobo Cuétara se imponen a los cántabros (35-28) y por segundo año consecutivo estarán este próximo sábado (21.00) disputando la segunda semifinal de la Copa Asobal ante el anfitrión At.Recoletas Valladolid. En el otro partido, Barça y Ademar, primero y segundo de la liga, pelearán por un puesto en la final.

Esto le supone al Bidasoa poner la guinda al pastel. Concluye la primera vuelta con 24 puntos y mete más tierra de por medio con el Liberbank Cuenca que perdía en Benidorm. La jugada ha sido maestra, culminando una primera parte de la temporada de modo admirable, porque conviene no olvidar que este equipo ha disputado diez partidos más que la mayoría de sus rivales por «culpa» de la Champions.

Los de Artaleku no se podían equivocar ante la ocasión presentada. Sabían que el BM Sinfín no iba a regalar nada y que cualquier despiste o bajada de brazos podía resultar caro. Los cántabros se mantuvieron enteros hasta el final. Mejor en ataque que en defensa. Poca ayuda de la portería y bastantes fisuras por los flancos. Si el Bidasoa hubiera estado de dulce, el resultado podía ser tremendo.

Los de Rodrigo Reñones basaron su juego de ataque en tres soportes. Un central, como Nacho Valles, para no fallar ni un solo penalti y marcar cuatro goles en jugada. Un pivote, como Herrero Lon, que sigue en la brecha aunque ya no está sobrado de fuerzas y finalmente el zumaiarra Ander Torriko que con una actuación digna de elogio puso las cartas sobre la mesa y enseñó su jugada con nueve tantos y la sensación de que está preparado para cualquier empresa, incluso el cambio de aires.

El Bidasoa no estuvo brillante, pero cumplió con el objetivo de los puntos. Una vez más cada jugador compartió protagonismo con sus compañeros y en el habitual carrusel de cambios nadie estuvo ni por encima, ni por debajo, de la mayoría.

FICHA TÉCNICA
(35) BIDASOA IRÚN (18+17): Rangel Luán; Crowley (2), Kauldi Odriozola (4,2p),Iker Serrano (3), Sergio de la Salud (1p), Rodrigo Salinas (5), Seri (4) –equipo inicial- Cavero (3), Orbovic, Zabala (3), Tesoriere, Matheus , Leo Renaud (4), Esteban Salinas (4), Azkue (2p) y Xoan Ledo.

(28) LIBERBANK CANTABRIA SINFÍN (12+16): Mijuskovic; Lastra (1), Basualdo, Zungri, Herrero Lon (6), Nacho Valles (8. 4p), Dimitrevski (1) –equipo inicial- Israel Marín (ps), Muñiz, Blazquez, Torriko (9), Valverde, Angel Iglesias (2), Silva y Postigo (1).

ÁRBITROS: Colmenero Guillen y Rollán Martín. Exclusiones de Matheus (2) y Renaud, por el Bidasoa; Zungri y Muñiz, por los visitantes.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
3-1, 6-3, 8-5, 10-8, 14-10, 18-12 (descanso)
21-16, 22-18, 25-22, 29-23, 31-26 y 35-28

INCIDENCIAS: Último partido del año en Artaleku, ante 1.305 espectadores que despidieron al equipo con una prolongada ovación y agradecieron la habitual celebración del éxito. Se comprueba en la foto de Arrate Morales.

You may also like

0 comments

Leave a Reply