El remo que nos espera..

Este sábado los doce clubes que compone la ACT se reúnen en asamblea para tratar de sacar adelante el proyecto de temporada 2020. No es fácil, porque hay muchas cosas que no dependen de ellos y las decisiones deben pasar antes por el tamiz de los decretos vigentes. es decir, sí, pero…

Los socios no se verán las caras en Orio como estaba previsto, sino a través de una videoconferencia. Las medidas restrictivas y la salud de los dirigentes así lo determinan,.

Hay temas trascendentes como los referidos a los presupuestos y a la aprobación del calendario. En el primero de los casos, la situación económica se relaciona con patrocinadores de regatas, subvenciones, etc. En el segundo, con el número de regatas y las fechas en las que se disputen.

Seguro que la idea es sacar todo adelante sin sobresaltos, comenzando en una fecha y concluyendo donde se prevea. Obviamente, deben analizar la situación y ofrecer posibles respuestas en función de las decisiones externas que les afecten. Hoy por hoy, eso es imprevisible.

¿Regatas a puerta cerrada?, ¿Menos regatas para no alargar el calendario?, ¿Mismas regatas aunque haya que terminar más tarde?. Muchas preguntas de calado que necesitan respuestas unánimes de los doce clubes. Conviene no olvidar que aquí también la incidencia del COVID-19 juega su papel, que los remeros están confinados en sus domicilios como el resto de la sociedad, que no pisan los clubes de remo, que no salen al mar y que las fechas avanzan. Suceda lo que suceda, la preparación no va a ser la misma que en temporadas anteriores. Eso es evidente.

Aceptados los nuevos socios, Ares y Lekittarra, a todos les corresponde adaptarse a una nueva realidad que desconocen y sobre la que no existe experiencia previa. En este capítulo las incógnitas y las dudas se instalan en la mesa virtual de la reunión. Tanto la liga Euskotren (féminas) como la ARC deberán dar los mismos pasos, porque esta situación no entiende de categorías.

You may also like

0 comments

Leave a Reply