Beñat Egiazu: “Lo peor de todo es no poder convivir con los compañeros”

Babor es una palabra que no le resulta extraña. Compite en esa banda defendiendo los colores verdes de la Ama Guadalupekoa. Beñat Egiazu (Hondarribia, 1994) vive esta clausura forzada metiendo horas en el ergómetro, tratando de no perder la forma física y anhelando que llegue la fecha del 28 de junio, banderazo de salida a la temporada de la Euskolabel Liga. ¿Favoritos?. La respuesta la encontrarás en esta charla.

¿De qué sirve esta situación?. ¿Qué estás descubriendo?

-Esta situación la estoy llevando bien dentro de lo que cabe. Creo que el estar en casa no es tan duro como otras muchas cosas que nos pueden pasar. Si lo más duro que tenemos que sufrir es pasar mucho tiempo en casa bienvenido sea. Me preocupa mucho más la resaca que va a traer todo esto en el futuro económicamente, la gente de alrededor…

¿El ergómetro es la pesadilla que os persigue?

-Bueno, la respuesta es parecida a la anterior: ¡que sea lo peor que tengamos que pasar! Jajaja. Es verdad que estamos metiendo más horas que nunca en el ergómetro pero yo lo llevo bastante bien y no se me hace muy duro. Lógicamente echo mucho de menos remar en trainera y juntarme con los compañeros, pero más que el ergómetro en sí es más duro entrenar solo en casa esos días que igual no tienes tantas ganas.

Con la prohibición de acudir al club, de encontrarte con tus compañeros, la soledad en el entrenamiento físico cómo se lleva…

– Para mí, igual es lo peor de todo esto. No poder juntarte con los compañeros una vez al día y desconectar durante el entrenamiento. Los días duros se hacen todavía más duros porque no tienes nadie al lado que te ayude a llevarlo mejor y empujarte. Estas semanas nos toca apretar solos. También creo que mentalmente nos valdrá para hacernos más cabezones y fuertes.

Pregunta para un preparador físico de carrera. ¿Estimas que lo que cada remero está haciendo a día de hoy es suficiente o pueden aparecer las carencias?

– Bueno, en algunos aspectos no estamos trabajando igual que otros años y es inevitable que en eso que no estamos trabajando tanto ahora perdamos algo o dejemos de mejorar como otros años. Donde más podemos acusar el confinamiento es en el trabajo de técnica y conjunto del agua y el trabajo de fuerza en el gimnasio. El trabajo aeróbico apenas notaremos pérdida porque el ergómetro es muy buena herramienta.

Si ya de por sí cada temporada es una lucha sin tregua entre aspirantes, ahora, cuando se instalan las incógnitas, ¿pueden aumentar las dudas?

-Puede que sí. Quieras o no estamos pasando muchas horas entrenando solos y seguimos sin saber con seguridad qué va a pasar. Es época de no pensar mucho en lo que no pueda pasar y centrarnos en aquello que está en nuestra mano en este momento. Los equipos o remeros que no sean duros mentalmente ahora puede que lo paguen cuando toque volver a remar.

Además de ser remero por hobby, te ocupas en más cosas. Por ejemplo, la preparación del equipo femenino de fútbol de Oiartzun. Ahí, también, se ha parado todo. ¿Cuesta motivar a las jugadoras, cuando no se sabe nada de nada sobre el futuro de la competición?

– Ahí el panorama en cuanto al calendario es más complicado todavía. El final de liga estaba previsto para principios de Mayo y todavía quedan 7 jornadas por jugar. No son muchas jornadas pero teniendo en cuenta que el estado de alarma se alarga hasta el 26 de Abril y que no estamos hablando de un deporte profesional en el que puede meter partidos entre semana… Todo esto sin tener en cuenta el periodo previo de entrenamientos necesario después de un parón así… Pero bueno, como te he dicho antes solo nos queda centrarnos en lo que está en nuestra mano y mantenernos en la mejor forma posible que podamos con trabajos que se puedan hacer en casa.

Es tu primer año como preparador. Hasta el momento de la suspensión ¿qué sensaciones estabas experimentando?. ¿Repetirías experiencia?

– Pues ha sido y esta siendo una muy buena primera experiencia. Me he metido de lleno en el mundo del fútbol que es un mundo que no conocía de cerca y he aprendido todo lo que he podido y he aportado lo que a mí me ha parecido lo mejor en cada momento. Igor San Miguel, el entrenador, me ha ayudado mucho en la adaptación y he podido aprender un poco lo que es el mundo del fútbol. Está por ver en qué queda la temporada que viene en Oiartzun pero, si se dan las circunstancias, repetiría encantado!

Por encontrar un lado positivo de la situación. Es posible que puedas hacer cosas que en el día a día habitual cuesta mucho o es imposible. ¿Cierto?

– ¡Cierto! Lo primero que pensé cuando empezó esta época de confinamiento fue que quería aprovecharlo para hacer todas esas cosas que tenía pendientes y no podía acabarlas por falta de tiempo: terminar alguna formación, leer un par de libros pendientes, ordenar cosas del trabajo… A veces tengo la sensación de que están pasando las semanas y no estoy aprovechando todo lo que me gustaría, pero el día sigue teniendo 24 horas. En casa también estoy aprovechando para ordenar, cocinar cosas nuevas… la verdad es que no me aburro.

Hondarribia ha cambiado muchos remeros este año. Quien pone las cosas en su sitio es la competición. A día de hoy ¿qué intuyes y que destacas de la Ama Guadalupekoa 2020?

– Bueno, es verdad que hemos cambiado más remeros que otros años, pero es que en temporadas anteriores se producían muy pocas variaciones. Han llegado seis remeros nuevos al equipo y hasta el inicio del confinamiento parecía que la adaptación iba bien. Por lo que nos dicen, están a gusto y eso es lo importante. Es verdad que este periodo en el que no vamos al agua nos habría venido bien para que nos acabáramos de adaptar lo mejor posible, pero lo tendremos que hacer a la vuelta. Espero que el Hondarribi de 2020 sea el Hondarribi peleón de los últimos años y sigamos en la lucha aunque hayamos tenido algunas bajas muy importantes. Tengo la esperanza de que las suplamos con las ganas y energía renovada que han traído los nuevos remeros que han venido y los que han subido del “B”.

¿Serán favoritos los de siempre o crees que habrá más aspirantes?. ¿Ganar una bandera va a ser una conquista?

– Creo que este año no habrá ninguna aparición sorpresa. Pienso que los de arriba seguiremos siendo los mimos, solo queda saber si el orden de esos “gallos” seguirá siendo el mismo o parecido. Ganar una bandera siempre es una “conquista”, lo que pasa es que a lo bueno nos acostumbramos rápido y a veces perdemos la perspectiva. Intentaremos estar en el grupo de los mejores y ser regulares en la pelea de arriba. Si somos capaces de eso, será más fácil que algún día se den las circunstancias de ganar alguna bandera. Este año será más complicado porque no solo tendremos que pelear contra los contrarios, sino también contra este periodo de confinamiento. El que mejor se adapte tendrá mucho ganado.

¿Entenderías que el calendario tuviera que alargarse más de lo habitual por estas circunstancias?

-Lo entendería, sí. Creo que pasamos muchos meses de entrenamiento para una temporada relativamente corta y sería una pena no poder tener una competición “decente” este año. Si tenemos que terminar un poco más tarde no tendría ningún problema, pero lo primero sigue siendo que se solucione el contratiempo y que todo se pueda llevar a cabo de la mejor manera.

Miramos a Chicago. Allí vive y trabajo tu hermano Gorka, que no seguirá remando. ¿Hablas con él?. ¿Cómo está viviendo sólo y lejos esta realidad que determina?.

-Él, al igual que los demás, está viviendo esto como una novedad y de la manera que puede. Se aburre porque tampoco puede salir a la calle y se le está haciendo duro. Tuvo la opción de volver pero para estar metido en casa al final decidió quedarse allí. Intentamos cuadrar los horarios y hablar para saber cómo lo llevamos.

Le echará en falta cuando la trainera compita. El sueño de remar juntos y ganar banderas lo cumplieron. Hoy, la vida es diferente y aunque haya fecha de inicio, calendario de regatas, fines de semana para disputarlas, las dudas revolotean por encima de clubes, preparadores, dirigentes, remeros y aficionados. “Los que mejor se adapten tendrán mucho ganado”.

You may also like

0 comments

Leave a Reply