Teresa Errandonea: “A veces el atletismo es muy injusto y frustrante. Es importante tener paciencia”

El invierno de la vallista fue como el descorche de una botella de champán. Salió la fuerza a borbotones.  Cada burbuja representaba un éxito, un récord, una alegría, una esperanza. Teresa Errandonea vive su mejor momento como atleta. Justo, cuando miraba a Tokio  (no para hacer turismo),  apareció el virus que lo paró todo, lo aplazó y exigió cambio de planes. En medio, se escribe una historia cargada de fortalezas.

Tu hoja de ruta estaba clara. Después del formidable invierno, apostabas fuerte por el “aire libre”. De repente, un zasca en los planes…

-Al principio fue un duro golpe. Vengo de vivir la mejor temporada de invierno de mi vida y llevaba años soñando con llegar a los registros realizados en esta pista cubierta. Por ello mismo, tanto mi entrenador Ramón como yo, nos encontrábamos muy esperanzados por el aire libre que podía salir.

La marca de 8.00 del 60mv equivale, teóricamente, a 12.77. Una marca que me daría acceso directo a participar en los JJOO. Como ves, digo que es teóricamente porque en el atletismo no existen las matemáticas y, 2+2 no son 4.

Nuestros principales objetivos eran trabajar y disfrutar tanto como lo hemos hecho en la temporada de invierno. Esa ha sido una de las claves. Trasladando los objetivos a marcas, bajar de los 13 segundos.

En invierno, el objetivo principal era la marca que exigían para acudir al mundial de China (8.16), terminé corriendo en 8.00. Poniendo todo lo que estaba en nuestras manos, podía pasar algo parecido en aire libre.

Está claro que no perdías la vista de los JJ.OO. de Tokio. El hecho de su aplazamiento ¿cómo lo interpretas en lo personal?

-Junto al europeo de Paris, era nuestro principal objetivo de la temporada de verano. Como te he dicho, a principio fue duro porque pensaba y estaba decidida a que fuese nuestro gran año. Tendremos que esperar al próximo.

Hay dos formas de clasificación. Una de ellas, haciendo la marca mínima exigida de 12.84, por la que entras automáticamente. La segunda, a través del World Ranking, que consiste en una media de las cinco mejores competiciones, cada una de ellas dándote “x” puntos. Para conseguirlos, influye la categoría de competición, la posición y marca realizada en la misma. Además, de las cinco competiciones que puntúen, dos pueden ser de pista cubierta.

Salgo de la pista cubierta muy bien posicionada., sobre todo gracias al meeting de Madrid. Ahora se ha parado el plazo para conseguir marcas y en enero del 2021 se retoma el ranking, tal y como está ahora. Me encuentro en la posición 47 (van 40 en el 100mv a los JJOO) y considero que cuento con un gran margen de mejora, ya que tengo dos competiciones que me puntúan poquísimo. Con la temporada realizada en PC el año que viene podré acceder a competiciones más importantes.

Con un año por delante, está claro que hay un tiempo para la mejora, casi un volver a empezar con el proyecto…

-Me he adaptado bastante bien al confinamiento y ya estoy pensando en la temporada que viene. He decidido tomármelo como una nueva oportunidad, donde podremos llegar en un mejor estado de forma y con la técnica más pulida.

El invierno fue formidable. Cayeron los records y los tiempos fueron dignos de tenerse en cuenta. Los estatales de Orense reforzaron el trabajo realizado…

Ha sido una temporada de ensueño, mágica. He corrido este año 11 veces por debajo de lo que era mi marca personal (8.25) y 6 veces por debajo de la mínima mundial.

Es cierto que en Ourense me llevé el título de campeona de España, pero, si tuviese que elegir una competición de esta temporada, sería el meeting de Madrid sin duda alguna. Llegar tercera a meta en la final del World Tour (detrás de la campeona y subcampeona del mundo), primera europea, séptima marca europea del año, tercera de todos los tiempos española, etc. fue increíble.

¿Esperabas que las cosas salieran de semejante manera?

Me llegan a decir todo esto en pretemporada y no me lo hubiese creído.. El año pasado fue mi primera temporada con Ramón Cid, un año lleno de adaptaciones. En esta segunda temporada con él, desde la pretemporada me encontré muy bien y sabía que podía ser un gran año. Me quería y, me quiero dar, una oportunidad con él para ver hasta dónde puede exprimirme. Creo que lo mejor está por llegar.

Volar sobre las vallas en 60 m. con un récord de 8.00 y el oro estatal (8.05) en plan guinda del pastel es de mérito. Después del calvario que pasaste con las lesiones…

Exacto, en categoría sub-23 pasé dos años muy malos y, en la temporada de invierno de 2018 tuve una fractura de estrés en el peroné. Después de ello, lo de este año sabe mucho mejor. Me siento afortunada porque desde los 14 años he destacado en el atletismo, pero a raíz de esas lesiones perdí un poco la esperanza y la confianza en mí misma. En gran medida, de ahí la decisión de cambiar de entrenador y dejar mi zona de confort. Aunque también tengo que decir, que Ibón Muñoz (antiguo entrenador) es una persona fantástica y aprendí muchísimo con él.

¿Te lo explicas? .Has hablado de Ramón Cid como el valedor de tu progresión. ¿Qué destacas de él o en que ha insistido?

Ramón, aparte de convertirse en mi entrenador, se ha convertido en mi referente de este mundo. Puedo decir que ha sido mi gran descubrimiento. Es una persona muy querida y sabe muchísimo. Tiene grandes anécdotas, experiencias y siempre aprendes algo nuevo con él.

Llegué a Donosti con una buena base de Ibón y Ramón ha sabido que tocar para que corra en estas marcas. Destaco la mejora en el trabajo de fuerza y técnico, tanto en velocidad como en las vallas.

Además, hablar con él me tranquiliza mucho. Puedo decir que se ha convertido en mi “psicólogo”, jajaja.

No sabemos ni cómo, ni cuándo, ni dónde, pero tal y como van las cosas, la temporada de verano la vais a afrontar de modo muy diferente. ¿Te haces a la idea?

Desde el principio lo hemos tenido claro, había que adaptarse a la situación que empezábamos a vivir. Lo que estamos pasando es muy grave y hay gente que realmente lo está sufriendo muchísimo. Quedarme sin competir o no poder entrenar en la pista, la verdad que era lo de menos.

Estoy concienciada de que esta temporada, en mi opinión, no competiremos. Ojalá poder tener los meses de julio y agosto para poder entrenar con “normalidad” en la pista y perder, de esta forma, lo menos posible de cara a la próxima temporada.

En tu cabeza descansa la idea de estar por debajo de los 12’84” como mínima para los 100 en Tokio. Se supone que el año próximo no variarán las condiciones. ¿Te obsesiona ese tiempo? ¿Estás lejos o crees que puedes llegar a vivir una experiencia olímpica inolvidable?

No va a cambiar el sistema de clasificación que anteriormente te comentaba. Lo tenemos estudiado y vamos a ir a por ello. La marca no me obsesiona. En el caso de no hacerla, tendremos la opción del World Ranking. Tengo muchas esperanzas en el 100m vallas y quiero demostrar la marca que realmente valgo.

Como la mayoría de los deportistas y atletas estás encerrada en tu casa. Como no te dediques a saltar sofás…lo tienes crudo. Acabaste los estudios de la Universidad…

Jajaja, la verdad es que me siento muy afortunada por los recursos de los que dispongo. Tengo una cinta de correr, rodillo para la bici, barra y discos de pesas, gomas, una recta de 50 metros en el garaje donde aprovecho para hacer multisaltos, vallitas, carrera, etc. El objetivo es mantener la forma física, perder lo menos posible de masa muscular y, estamos aprovechando también para trabajar aspectos que, en una situación normal, no dispondríamos del tiempo suficiente para entrenar.

Terminé mi grado en ADE y el Máster de Dirección Financiera y Máster Business Administration. Actualmente, trabajo una media jornada en SALTO Systems, que desde aquí les doy las gracias por darme esta oportunidad para conseguir experiencia laboral y no tener que dejar mis entrenamientos a un lado.

En este tiempo de recogimiento forzoso ¿has mirado más hacia atrás o hacia adelante?

De vez en cuando, no es malo mirar hacia atrás y hay que permitirse el estar mal. Siempre y cuando, después la vista vuelva hacia adelante. Aunque, no solo miro para atrás cuando estoy mal. Tengo claros mis objetivos y recordar todo lo vivido en esta temporada, me ayuda a motivarme y a entrenar pensando en lo que puede venir. Es una enorme fuente de motivación y tengo que aprovecharla.

Eres la perla del BAT, el ejemplo para muchas atletas que quieren hacer camino. El atletismo no es un deporte que premie muchas veces el trabajo. ¿Cuáles son las virtudes a que deben acompañar a quien elige este deporte?

Me siento muy afortunada de ello. Es un gran equipo y la calidad humana es enorme. Son muchos años, doce desde que soy federada. Son muchos los valores que se adquieren haciendo deporte, no solo atletismo. Es cierto que en el nuestro no siempre se premia todo el esfuerzo y horas que metemos entrenando. A veces el atletismo es muy injusto y frustrante, por ello es importante tener paciencia  y, sobre todo, muchísima constancia.

El día que puedas salir a la calle, ¿qué será lo primero que hagas?

Depende un poco de cómo vaya a ser esa salida escalonada al exterior. Tengo muchísimas ganas de ver a mi pareja, amigas y al resto de mi familia.

Persona, antes que deportista. Teresa sube al carro de quienes no se pierden en lamentos. Sabe cuál es el camino que quiere seguir, cree en ella más que nunca, pese a que las ilusiones se hicieron jirones no hace mucho tiempo.  Caerse y levantarse, aunque haya, por medio, una maldita valla, una de esas que ahora supera a base de técnica, fuerza  y confianza.  Como escribe en su cuenta de instagram: “Whatever can happen will happen” (Lo que tenga que suceder, sucederá).

 

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply