Mikel Gurrutxaga: “Es momento de volver a mi realidad, centrarme en el presente, pelear y trabajar”

La primera entrevista que le hice fue radiofónica. No nos conocíamos de nada. Le acababan de operar del cruzado de su rodilla derecha. En octubre hará cinco años de aquella charla en la que, entre miedo y timidez, trataba de animarle. Estaba muy cerca de dar el salto al primer equipo de la S.D. Éibar. Aquello fue un mazazo. Hoy, felizmente para él,  vive en Tallin, lejos de su Elgoibar natal, sigue en permanente reflexión, comprobando que todos los esfuerzos merecen la pena.

En estas circunstancias, ¿Estonia es un país para guardar una cuarentena?

– No creo que ningún país del mundo estuviese preparado para esta situación, y aunque la mayoría haya reaccionado tarde o temprano de manera similar. Es verdad que Estonia lo ha hecho bastante bien. Por lo menos eso dicen los datos. Estonia creo que fue con apenas un centenar de casos, cuando decidió cerrar las fronteras, y terminar con todo evento, sea deportivo o no, en el que puedan encontrarse más de 150 personas. Al no ser de los primeros afectados de Europa por el Covid-19, tenían ejemplos de que esto iba en serio, y que más valía prevenir que curar, literalmente.

Por eso, creo que  he tenido algo de suerte al estar en un país en el que la realidad es muy distinta a, por ejemplo, España, Italia, Alemania y otros tantos países.

Os dejan salir a pasear, correr, etc. Los números de afectados y fallecidos distan mucho de los que se dan aquí…

La situación es muy diferente a la que estáis viviendo vosotros allí. Me comunico muchísimo todo el día con mi familia, novia, amigos… y casi estoy viviendo más la situación de allí que la de aquí, pero las ventajas que tengo de poder salir a entrenar al bosque, a pasear, a distraerme un poco de todo es un lujo si me comparo con vosotros. Siendo sincero, tengo que decir que este lujo no lo es tanto viviendo solo. Estar 24/7 (todo el día a todas horas) conviviendo conmigo mismo suponen muchísimos momentos de aburrimiento, de tristeza, soledad… pero estoy aprendiendo a convivir con ello y no hacer de esto un drama.

Pero definitivamente, si tuviese que decidir entre vivir mi situación aquí, solo con la libertad de salir o convivir con gente o sin esa posibilidad, seguramente me quedaría tal y como estoy. No lo niego.

Estáis a punto de empezar a entrenar en pequeños grupos, preámbulo de lo que debe ser normalidad. ¿Hay fecha para reanudar la liga?

Así es, ya se ve la luz al final del túnel, todavía no es 100% seguro, pero ya hemos tenido reuniones y la federación está terminando de negociar con el ministerio de salud para poder empezar a reanudar los entrenamientos con normas estrictas el próximo lunes. Será en grupos de 12, con dos metros de distancia, tocando el balón solo con los pies, ni manos ni cabeza y sin poder utilizar vestuarios y menos ir al campo con algún compañero. A pesar de todo, tengo mucha ilusión por empezar este proceso.

Después, la idea es empezar a entrenar con contacto y normalidad el día 6, para poder reanudar la competición, y seguir con la segunda jornada el 16 de mayo. Ojalá den el visto bueno, porque eso quiere decir que la situación está muy controlada en Estonia, y así puedo volver a hacer lo que más me gusta.

Elegiste como destino el Paide Linnameeskond.  Después de tu periplo en Finlandia, ésta será tu segunda temporada en esa liga. ¿Objetivos personales y colectivos?

Como bien dices, ésta ya es mi segunda temporada aquí en Estonia y en el Paide. Ya casi soy un veterano. Bromas aparte, mi objetivo es seguir mejorando como futbolista, centrarme en el presente y poder dar pasos y competir mejor partido tras partido. Suena a topicazo.  Lo sé. Pero creo que es la clave para poder seguir dando pasos como futbolista y así algún día competir en ligas más y más competitivas.

Como equipo, ésta era una temporada muy ilusionante para nosotros y para el Paide en general. Después de romper el año pasado ese tabú de que ningún equipo era capaz de competir con el top 3 (Flora, Levadia y Nomme Kalju), este año teníamos un equipo con muchísima más confianza y seguridad.  Estábamos a su altura y pelearíamos por todo. Encima, contamos con la opción de entrar en previas de UEFA Europa League, que se jugarían este julio. A la vista de  esta situación ya veremos cómo se resuelve todo eso. Aun así, creo que en cuanto a la competición principal, que es la liga, aspiramos a todo, y veo al equipo preparado por competir por ella.

El listón lo dejaste muy arriba al final del pasado ejercicio. Fuiste elegido como el mejor central del campeonato…

Si, la temporada pasada fue una grandísima temporada para mí. Por fin, me sentí un futbolista competitivo. Sentí que mi rendimiento dio un gran paso adelante y así lo demostré convirtiéndome en un jugador habitual en mi equipo. Estuvimos a altísimo nivel. Pero, siempre tiene que haber un pero, y creo que todavía tengo muchísimo margen de mejora, no solo como jugador, sino en la concentración durante 90 minutos, y la capacidad de rendir y demostrar mis cualidades cuando me enfrento a un rival de nivel inferior. Al ser una liga con mucha diferencia entre el grupo de arriba y el de abajo, creo que el año pasado me permití el lujo de relajarme más de la cuenta en algunos partidos, pese a que jugase a muy alto nivel la mayoría de partidos. Este año soy un Mikel más regular, y así empecé la primera jornada, y trabajaré para seguir de este modo hasta noviembre.

Decía San Ignacio que “en tiempos de desolación no hacer mudanza”. ¿Para qué te ha servido el momento que vivimos?, ¿Qué has puesto en valor?

Como bien he dicho antes, creo que este momento me ha servido para convivir con situaciones o emociones anormales en mi rutina: el aburrimiento, la tristeza, la monotonía… Cierto es que mi vida y mi rutina son muy tranquilas, pero son así porque yo quiero que así sean. Esta situación me ha forzado a no poder hacer muchas cosas de las que me gustan, o al menos no de la forma en la que yo quiero. Es por lo cual he debido aprender a convivir con eso.  Esta situación va por encima del individuo y debemos  ser consecuentes, sabiendo que nuestros actos afectan a la sociedad de forma más directa que lo habitual.

Admito, que he tenido mis momentos de bajón emocional, que al principio era una locura y era incapaz de controlar el sube y baja emocional, estando alegre un día y el siguiente sintiéndome muy mal. Con el paso de los días, he tenido la capacidad de organizar mi vida, escudarme en una rutina exprés que me ha servido para poder ordenar ese almacén emocional que cada uno de nosotros llevamos dentro.

Vivir solo en la distancia es un reto. Cuando tu pareja estaba a punto de coger un avión para acompañarte, se cerraron las fronteras…¿Cómo superas esa situación?

Esto probablemente sea lo más difícil que he tenido que gestionar. Nosotros nos movemos en dos realidades que a veces imposibles de unir. Ella ha estado estudiando un máster hasta ahora. Vivimos muchísimo tiempo separados, lo cual es difícil. Lo llevamos bastante bien, aunque es verdad que un problema a distancia es más complicado de solucionar y a veces cuesta.

Teníamos muchísimas ganas de volver a estar juntos, para hacer nuestros planes y rutinas, cosas simples que bien acompañados nos hacen muy felices.  Cosas simples como el hecho de pasear, cocinar, ir al gimnasio… Al inicio fue duro saber que esto se iba a alargar de forma prolongada, ignorando hasta cuándo. Estoy muy orgulloso de cómo lo estamos llevando. Al principio costó pero ahora nos apoyamos mucho más y como se suele decir la unión (emocional) hace la fuerza. Quizás esto último ha sido una flipada innecesaria.

 “Reflexiones y tareas para un instante de pausa en un viaje frenético. Construyendo mi futuro en el presente”. Esta frase es tuya…

Acabo de llegar de correr, y no sé si es telepatía Iñaki, pero de verdad que he estado pensando en esto entre serie y serie. Esa frase es mía, pero eso no quiere decir que la esté cumpliendo a rajatabla, y creo que lo debo de hacer. Probablemente, escriba sobre esto la semana que viene en mi blog (SPAM: https://www.futbolistafrustrado.com , lo siento soy milenial). Como primera reflexión, debo de centrarme mucho más en mi realidad. A veces peco de querer estar dos pasos más adelante antes de lo necesario. La cabeza se me va a “tengo que llegar” a “no sé dónde”, ¡no sé cuando… NO! Debo trabajar en mí ahora, entrenar, centrarme en la realidad y así disfrutar de ella y rendir muchísimo más y mejor. Como decía, Construyendo mi futuro en el presente, pero sin dejar que el instante de pausa en un viaje frenético termine con viaje.

Debut en el campeonato con un resultado escandaloso (1-8 en la cancha del Kalev). Cuando se va a disputar la segunda jornada, llega la cuarentena. Volver a empezar.

Si, la verdad, después de una pretemporada durísima física y emocionalmente para mí, volví a sentirme preparado y motivadísimo la semana previa al inicio de liga. Sabía que ya estaba dispuesto. Así lo demostré en la primera jornada liguera, debutando como capitán, cosa que me hizo también especial ilusión. Y después de entrar en ese flow de competición, parón obligado. Es una putada, pero es lo que debe ser y, si hace falta volver a pasar por todo el mismo proceso de pretemporada, estoy presto para ello. Si fuese tan larga como la anterior se me haría durísimo. Emocionalmente no ha sido el mejor momento de mi vida, pero esto está por encima de mí y no puedo cegarme, ni negar que la sociedad esté muchísimo más por delante que yo, incluso para mí. Así que, volveremos a tener una mini pretemporada, aunque hayamos intentado mantener la forma física lo máximo posible y a volver a dar guerra al césped.

¿Te has dejado bigote para impresionar a los delanteros contrarios?

¡Qué va!, No tengo razón para haberlo hecho. No sé ni yo porque me lo dejé, pero me lo dejé, y así se ha quedado durante la cuarentena. No sé si seguirá. Cada vez estoy menos seguro, ahora estoy pensando en hacerme una cresta, yo creo que es el aburrimiento. ¡Tener tanto tiempo para pensar cuando no estamos habituados a hacerlo… es un tanto preocupante!.

No has cumplido 24 años y en la plantilla hay 19 jugadores más jóvenes que tú. La media de edad es bajísima. ¿Eres un referente para esos jóvenes? ¿Cuál es tu rol en el vestuario?

Si, vine creyéndome joven y ahora mismo ya me considero un viejete en el equipo, pero creo que eso me sirvió para sentirme más maduro y a la vez importante y reforzar mi personalidad. bajo esa excusa de no estar ni cerca de ser el más joven como era habitual hasta llegar a Finlandia. No sé si seré un referente, no me gusta pensar eso. No me gustaría ser un referente. Cada uno debe madurar a su manera, sin intentar parecerse, o ser nadie más que él. Lo que intento es que todos me traten con normalidad y no como alguien importante por jugar más o ser X. Intento mantener una relación lo más cercana posible con todos mis compañeros y romper esas barreras de respeto que generan las jerarquías. Me gusta que en el vestuario siempre haya risas de fondo. Por eso hago el payaso a veces para que entiendan que se pueden reír de mí y yo de ellos sin ninguna barrera de por medio. Soy un rompe barreras jajaja.

Un día tomaste una decisión. Saliste de casa tras superar una grave lesión y buscaste un espacio en el que sentirte persona y futbolista, conviviendo con la realidad y no con la utopía…

Imposible describirlo mejor, lo has dicho todo. Tuve la gran suerte de encontrarme con la opción de ir a Finlandia, con un grupo de jugadores y entrenadores que hicieron que mi primera experiencia vital en el extranjero fuese acompañada de un rendimiento deportivo alto, lo que me hizo volver a sentir esa motivación y ganas de pelear por una vida haciendo lo que me gusta, y quizás, lejos de esa utopía que yo creía y muchos creen que es el fútbol y la vida de un futbolista en España. He sido capaz de hacerme un hueco en este mundo, he tenido el tiempo para encontrarme como persona y sentirme conectado con lo que quiero y hago, que es jugar al fútbol. No puedo estar más agradecido por cómo se han dado las cosas, porque tengo muchísimas ganas de vivir mi realidad y de seguir recolectando experiencias. Tengo muchísima suerte.

Cuando está por delante una temporada, mirar más allá de Navidad es algo que a esta hora ¿Te preocupa?. ¿Quisieras volver a esta parte del continente?

Como te comentaba antes, creo que he estado demasiado preocupado en esto durante la cuarentena. Quizás por los jaleos del mundo del fútbol por toda Europa, he empezado  a plantearme realidades que me gustaría vivir en un futuro. Soñar está bien, me gusta mucho y lo hago habitualmente, pero esta vez puede que se me haya ido un poco de las manos, así que es momento de volver a mi realidad, centrarme en el presente y pelear y trabajar por seguir construyendo un futuro que me agrade y me haga feliz. Este es mi objetivo durante ésta y la próxima semana, recolocarme.

Pero contestándote la pregunta, me encantaría volver a esa parte del continente, estar cerca de casa siempre es un plus. Ahora sí,  siempre que vuelva porque la realidad que se me plantee allí sea una realidad que crea que pueda ser mejor que la que tengo ahora mismo. Volver por volver, a cualquier precio, desde luego que no. Tengo muchísima ilusión por seguir viviendo experiencias exóticas así que no es algo que me urja. Mi primer objetivo ahora mismo es disfrutar de mi día a día, de mi mundo, y ello en gran parte es por mi realidad futbolística. Así que, en caso de tener ofertas, me decantaría por la que esté más acorde a mis necesidades como persona y futbolista. La cercanía a casa siempre suma, pero no es primera necesidad en este momento.

Cuando recibí el cuestionario con las respuestas, tuve que leerlas tres veces. No es fácil pasar de largo sin centrarte en la autocrítica, en la madurez, en los sueños y en la humildad de un futbolista que vive por y para todo aquello que da sentido a su vida. En todos los encuentros con Mikel, orales y escritos, siempre sales con una lección aprendida.

 

 

 

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply