Xabi Oroz: “Nunca he jugado sin público y debemos estar preparados para ello”

Es el capitán de Gipuzkoa Basket. Con 24 años, eso supone una responsabilidad añadida a la propia de la competición. Xabi Oroz reconoce que hace un año, jugando en Granada, se encontró consigo mismo y que eso le ayudó para jugar a su mejor nivel hasta que, de repente, se paró todo y el equipo se sitúa en un nuevo campo al que quieren ponerle puertas. No será fácil, porque la ACB no está por la labor de abrir la mano. Demasiados pulsos.

La federación tardó en decidirse, pero finalmente se sabe qué camino queda por delante para conseguir el ascenso, si es que hay plazas. ¿Demasiado tiempo de espera?

-Es verdad que han sido dos meses largos esperando alguna noticia. Hay que tener en cuenta que existen otras prioridades en la sociedad y ahora que sabemos “cómo será todo” me encuentro motivado por si se da el caso de que volvamos a jugar.

Dos opciones. Una, ante el Valladolid. Un partido que hará valer el resultado de la primera vuelta (81-77) para los pucelanos. El panorama está claro, victoria por cinco de diferencia y de nuevo en la ACB.

-Sería lo más bonito. Volver a jugar y en una especie de final a partido único. En cualquier caso, hablamos de  un partido muy difícil. ¡Ojala podamos tener la opción de jugar!.

En caso de no superar al rival, nueva oportunidad. Si se ponen todos de acuerdo y se admiten dos ascensos. El que pierda jugará un play-off con los tres equipos que superen la eliminatoria que jugarán los clasificados entre el tercero y el octavo. Esos cuatro equipos disputan semifinales y final. El ganador de la misma, asciende también ¿Cómo ves los procesos?

-Era una decisión muy complicada de tomar. Creo que, se tome la decisión que se tome, siempre habrá alguien que salga más perjudicado. Por lo tanto, creo que todos tenemos que ser conscientes de que estamos viviendo una situación única. Creo que está bastante bien estructurado el modo de play-offs

Lo que mejor podemos hacer es hablar de los pucelanos. Hay un problema añadido. En este tiempo de confinamiento el Real Valladolid CF ha llegado a un acuerdo con el club de baloncesto para, a través de un convenio, apuntalar un proyecto que le lleve a la Liga Endesa-ACB. Ellos van a contar con un plus emocional…

-Nunca he mirado más allá de lo nuestro y éste no será el caso ni la excepción. Conviene no olvidar que estábamos haciendo una gran campaña. Lo que pasa es que ahora no se sabe cómo volveremos. Estoy seguro que tendremos opciones en caso de que hagamos bien las cosas.

Cuando llegue el día, si llega, gradas vacías, silencio casi sepulcral y sensaciones que se os harán raras. Será necesario adaptarse al nuevo marco…

-Lo primero es la salud de todos y son medidas que parecen necesarias. Nunca he jugado sin público y menos en un caso tan especial como éste, jugándonos un ascenso. Psicológicamente debemos estar preparados para eso.

En principio, se quiere terminar todo para el 30 de junio, pero el 25 de mayo se decidirá si los play-off se pueden jugar o no, en función de las garantías sanitarias y los protocolos exigidos para la salud de los jugadores y demás participantes. Es decir, todo depende de las circunstancias.

-Estamos en una pandemia mundial y lo primero es la salud de todos. No solo los deportistas o árbitros, sino todos los que se van a ver afectados  en caso de desplazamientos etc. Las circunstancias son las que  son y espero que vayamos avanzando poco a poco

Casi tres meses después de la obligada parada, volver a empezar. Cada jugador ha vivido su mundo y sus circunstancias. ¿Las tuyas cómo han sido?.

-He vuelto a Azkoitia con mi familia. Hemos estado tranquilos y sin casos cercanos. Así que, bien. Mucha paciencia y aprovechando las horas para estudiar e intentar no perder mucho ritmo.

Será volver a empezar. Una pretemporada intensa para alcanzar el mejor nivel en el menor tiempo posible, para disputar en el peor de los casos tres partidos que son tres finales…

-Deberíamos entrenar duro físicamente. Al final, es imposible mantener el nivel físico que teníamos en circunstancias normales. Por suerte, Lander Castro, “el prepa”, nos ha mandado un montón de ejercicios para realizar y se ha intentado hacerlo al máximo posible. Digo intentar, porque al final no contamos en nuestras casas ni con los recursos, ni los medios, ni  las infraestructuras de un gimnasio.

El basket es un deporte de condición física, que lleva una carga notable de táctica y técnica. En el trabajo que os encargaron, la primera parte se puede resolver más o menos, pero la puntería y los movimientos no son tan fáciles de entrenar…

-Es cuestión de practicar una y otra vez, fallar y volver a intentar. Se trata de repetir los mismos gestos cada vez y evolucionar, cosa que es casi imposible estando en casa.

Hace ahora un año, jugando en Granada, vivías una experiencia similar. ¿Qué aprendiste en esa situación y cuáles son las claves para el éxito?

Me dio mucha confianza. Estaba siendo un año muy difícil para mí. Volví a sentirme jugador. Psicológicamente también me ayudó y creo que fue muy acertado el paso que di. Este año he jugado a mi mejor nivel

Este tiempo en el que no ha sido posible convivir con los compañeros del equipo, tú, como capitán, ¿Has estado en contacto con ellos?.

Los extranjeros, lejos de sus familias, añaden un plus de preocupación que a veces no es fácil gestionar… Sí, claro, estamos en contacto casi todos los días, Las redes sociales nos ayudan a que esa comunicación sea más factible y llevadera.

Los días en Azkoitia, en el domicilio familiar, con el convento de Santa Clara de fondo, junto a tu gente más cercana, se han podido llevar mejor que cuando uno está solo.

Al final estar solo en casa y sin poder salir para nada… Creo que aquí en casa, con la familia,  con mis padres y mi hermana, estoy mejor. Por lo menos somos cuatro para reírnos, jugar, enfadarnos… jajaja

Buena parte de los deportistas hablan de nuevas rutinas, de adaptarse a la nueva realidad, hasta que las cosas han ido cambiando. ¿Has aprovechado las horas libres para hacer algo diferente a lo habitual?

He aprendido algún postre nuevo y he aprovechado para estudiar que a finales de mayo empiezo con los examenes.

Hablar del futuro del equipo, del siguiente ejercicio, de altas y bajas, etc. A esta hora puede sonar a utopía. Sin embargo, todo, como quien dice está a la vuelta de la esquina. En lo personal qué te planteas.

-Ahora mismo me encantaría poder terminar la temporada, siempre garantizando al máximo posible la salud de todos. No pienso nada más lejos de eso.

No hemos vivido nada parecido en la vida, y esta es una pregunta que se hace a todo el mundo. ¿Qué has valorado más en esta situación? ¿Qué has aprendido?

He valorado los pequeños detalles del día a día. El café con los amigos del bar, aunque sean 25 minutos, detalles pequeños de la rutina. También he aprendido que para seguir adelante la solidaridad entre las personas es muy importante y aunque no haya imprescindibles todos somos necesarios.

Mientras todo se resuelve, dedica muchas horas a sus estudios de ADE y lee en los tiempos de descanso. Por sus manos han pasado en los últimos tiempos varios títulos. “Miñan” (Amets Arzallus), “Bajo el aro” (Pau Gasol) o “Deklaratzekorik ez” (Beñat Sarasola). No ha probado sus dotes culinarias y reconoce que en este tiempo no ha cogido un gramo de más.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply