Mikel Martínez se despide del Amenabar Zarautz tras cinco temporadas

Cinco años después de incorporarse al club de Aritzbatalde, Mikel Martínez Yeregi (Zumaia, 1997) pone punto y final a su paso por el equipo zarauztarra. El extremo derecho se marcha después de haberle dado vueltas a la situación personal y pedido opinión a gente muy cercana: “No lo he consultado con mucha gente pero con los que lo he consultado me han ayudado mucho y me han apoyado con mi decisión”.

Pasado el duro trago de decir adiós, valora la experiencia  “Creo que han sido cinco años muy bonitos que hemos sufrido y disfrutado mucho pero sobre todo éste se me ha hecho muy duro y el cuerpo me pedía un cambio. Busco renovar un poco el aire y seguir disfrutando de lo que me gusta”.

Mikel pertenecía al equipo juvenil del Pulpo de Zumaia capaz de protagonizar una gesta como la que les sirvió para proclamarse subcampeones de España a nivel de clubes (sólo les ganó el Barça en la final) y campeones estatales con la selección de Euskadi con la que ganaron el título. En ambas ocasiones formó parte del “7 ideal” del torneo.

Desde entonces ha llovido mucho y vestido de txuribeltz ha evolucionado, sintiendo el valor de la progresión deportiva y personal. Por eso, dejar el vestuario y salir del club ha sido una decisión costosa: “Si, me ha costado un montón. Al final compartes más tiempo con el equipo que con tu kuadrilla o familia y pasan a ser gran parte de tu vida y cuesta mucho decir adiós, aunque estoy seguro de que seguiremos manteniendo la relación que hemos creado todos estos años”.

Del balonmano no se vive. Para él, como para muchos jugadores, este deporte es un hobby. Ha metido horas en sus estudios de Grado medio de fabricación mecánica y Grado superior de Diseño en fabricación mecánica. Mundos muy diferentes al del balón con pega. La suma de esfuerzos y la tensión por la necesidad de victorias han podido influir en la decisión que adopta.

Sí influye. Este año hemos perdido algún partido en casa que otro año seguro que no lo dejaríamos escapar, de esos partidos claves si quieres mantener categoría. Llevas toda la semana entrenando duro para el partido del fin de semana y por una cosa u otra se te escapa y parece que todo lo que has hecho durante la semana no ha válido para nada. Hemos tenido momentos duros, muchas lesiones… pero siempre hay alguien que te saca una sonrisa. Cuando no ganas cuesta más pero siempre se disfruta”.

Un jugador internacional con aprendizaje en partidos decisivos, pese a su juventud, no le hace ascos a nada y estaría dispuesto a vivir una experiencia donde fuera necesario. Le avalan además las internacionalidades con la selección absoluta de Euskadi, así como con la juvenil y la junior de España. Con la primera disputó el Mundial de Rusia 2015, terminando en cuarta posición y como junior consiguió una medalla de plata como subcampeón en el 4 Naciones en Portugal (2016).

Sabe de sobra el momento convulso que vive la sociedad porque, además de sufrirlo en propia carne, los clubes se ven afectados. Muchas incógnitas en lo económico y en lo social. Dejar Zarautz supone un riesgo y encontrar a esta hora un equipo en el que poder seguir no está al alcance de mucha gente:

Todos sabemos que el tema no está fácil. Pero tampoco me preocupa mucho. Si sale algo ilusionante, bienvenido será.

Mikel espera ahora que alguien llame a su puerta y ponga ante sus ojos un proyecto que le atraiga y en el que pueda seguir dando pases al frente, tan importantes en la progresión como todos los que le enseñaron a dar en el C.D. Zarautz, donde siempre encontró ayuda y apoyo.

You may also like

0 comments

Leave a Reply