Aritz Huete: “Vamos a jugarnos el ascenso sin tener ninguna referencia en cuatro meses»

En la historia inolvidable como futbolista, tiene grabada a sangre y fuego una prórroga y la posterior tanta de penaltis que le dejaron junto a sus compañeros sin ascenso. Juega en Sestao y dispone de una nueva oportunidad. Aritz Huete se mueve entre la timidez del primer encuentro y la fortaleza de su capacidad como jugador cuajado. Recién cumplidos los 24 no pierde ni un gramo de la pasión por lo que le gusta. Lo da todo y se lo deja todo en la defensa de los colores.

Bueno, ya queda menos para afrontar el playoff de ascenso a Segunda “B”. ¿Cómo te preparas para vivirlo?

-Tanto yo como todo el equipo estamos con muchas ganas de que llegue el play-off, si por mi fuera lo jugaba mañana mismo.

Conocéis el camino y no sé qué valoración haces del primer rival y del posible, si superáis el primero.

-El Vitoria es un equipo joven y ha demostrado estar muy bien trabajado. Para ser un filial, ha conseguido encajar muy pocos goles. Es un equipo que prioriza estar muy ordenados en todo momento y que juega a un ritmo muy alto. Siendo filial del Éibar, tiene a varios jugadores entrenando con el primer equipo desde el primer día, cosa que les da algo de ventaja en la preparación para este play-off.

En la otra eliminatoria, tanto Basconia como Portugalete son grandes equipos, pero tienen estilos de juego muy diferentes y el que imponga el suyo tendrá más posibilidades de pasar. Puede que la juventud del Basconia les permita estar mejor físicamente, pero la veteranía en este tipo de partidos y el poder empatar para pasar de ronda creo que van a ser aspectos importantes para el Portugalete.

¿Cómo se prepara el Sestao y tú mismo para afrontar en el mejor de los casos dos finales?

-La preparación ha sido un poco diferente. Durante el confinamiento entrenábamos por videollamada. Después, de manera individual y ahora hemos empezado a trabajar con el grupo. Ha sido un proceso largo, varias veces hemos pensado que no íbamos a jugar, pero por suerte podremos despedir la temporada jugando.

¿Cómo valoras el hecho de que Leioa acoja los partidos de esta fase? Sin seguidores, claro…

-El hecho de jugar sin público nos perjudica. Creo que tenemos la mejor afición de toda la Tercera División y Las Llanas aprieta mucho en este tipo de partidos. Nosotros como club, tanto como el Basconia, votamos por jugar en Zubieta o Lezama, pero la federación optó por la otra opción. Por lo que sé, Sarriena no ha estado en las mejores condiciones durante el año, pero ahora por las imágenes que nos llegan tiene muy buena pinta.

Os conocéis de haberos enfrentado en liga. Por tanto, pocas sorpresas aunque con todo el tiempo que habéis tenido para preparar estos partidos…cualquier cosa puede suceder.

-Al final todo se va a resumir en un par de partidos, donde puede pasar cualquier cosa. Si me dieran a elegir hubiera preferido jugar contra equipos de otros grupos, ya que creo que el grupo de Euskadi es de los más fuertes de tercera.

No es bueno hablar de miedos o temores, pero sí de dudas. Las vuestras, a día de hoy, por dónde pasan

-A día de hoy lo que más nos preocupa es nuestro estado físico. Después de tanto tiempo sin pisar el verde, el riesgo de lesión es muy alto, por lo que hay que intentar ir cogiendo el punto progresivamente.

Tanto tiempo sin competir no ayuda. No es sólo un problema vuestro sino de los cuatro equipos que vais a luchar por el mismo objetivo.

-No ayuda. Hay que tener en cuenta que el último partido de liga fue en marzo. Vamos a jugarnos el ascenso sin tener ninguna referencia, sin partidos, ni amistosos en cuatro meses.

Los que te conocen, te valoran como un todo terreno, un jugador que puede alinearse en distintas posiciones. Eso es ¿ventaja o desventaja?. ¿Dónde te sientes más a gusto?

-Hasta ahora estoy seguro de que ha sido una ventaja. En los diferentes equipos en los que he estado he podido jugar en puestos diferentes, lo que le ha permitido al equipo cubrir bajas o dar descanso a jugadores. Creo que es una de las razones por las que termino las temporadas con una gran cantidad de minutos jugados. Me gusta decir que soy medio centro. Es donde más disfruto, pero últimamente he jugado más de central. De vez en cuando me toca jugar de lateral derecho, donde me siento cómodo también.

Varios goles este año de estupendos cabezazos. El balón parado es un argumento muchas veces decisivo. ¿Lo trabajas mucho tanto en defensa como en ataque?

Es algo que se trabaja más de manera colectiva que individual. Por suerte desde pequeño he tenido la fortuna de meter goles en este tipo de acciones y espero que siga siendo así.

Un guipuzcoano en Sestao. Valora lo que significa el River en tu carrera. Eres muy joven pero has pasado por el Antiguoko, Pasaia, Alavés “B”…y tu nombre suena siempre como un objetivo para muchos clubes. ¿Te quita el sueño el runrún?

-El Sestao River es el club más especial donde he jugado hasta ahora. Ahora mismo estoy centrado en lo que nos toca, que es el play-off express. Ya habrá tiempo de valorar otras cosas después, pero esos momentos de incertidumbre no me suelen gustar mucho.

¿Eres mejor estudiante que futbolista? Has elegido IVEF, magisterio en doble grado. Con eso solo se atreven valientes y gente muy convencida…Supone mucho esfuerzo y sacrificio.

-No lo creo jajajaja. Es verdad que tenía muy claro lo que quería estudiar y por suerte acabo de terminar el doble grado de Educación Primaria y CAFyD. Ahora estoy con el Nivel I de entrenador y lo más seguro empezaré con un máster de preparación y readaptación física centrado en el fútbol.

¿Cuáles son los retos de Aritz? Objetivos reales, no utópicos.

-Llevo varios años de playoff con prórrogas, penaltis…rozando la Segunda “B”, el objetivo lo tengo muy claro.

Los vestuarios y la gestión de los grupos son decisivos muchas veces. ¿Te has dado cuenta de ello?. Cuando seas profesor de tus alumnos, deberás poner en práctica todo el aprendizaje. ¿Qué es lo que más destacas de las personas que te dirigen en cualquier ámbito de la vida?

Lo considero vital. Por suerte siempre he estado en vestuarios muy buenos en ese aspecto. Tanto en la labor de entrenador, como en la de profesor, considero importantísimo tratar a la gente como personas, por encima de todo, antes de como alumno o deportista.

Como donostiarra de Gros, la playa está a un paso. Las tablas de surf constituyen una atrayente posibilidad para coger olas y disfrutar, incluso para liberarse. ¿Te atreves con eso?

Si, suelo practicarlo de vez en cuando. Mi tío Alberto fue uno de los pioneros del surf en la playa de Gros y nos enseñó cuando éramos muy pequeños. Es por eso que tanto mi hermano como yo hemos tenido siempre una tabla de surf en casa.

Si el fútbol aún no ha decidido nada de lo que estaba en juego, supone que el verano se acorta. Todo esto que estamos viviendo ha modificado los hábitos de mucha gente. ¿Los tuyos?

También. Tengo la cabeza como si estuviéramos en mayo todavía. Mientras muchos están de vacaciones o en la playa a nosotros nos toca hacer un pequeño esfuerzo más.

Esta es una pregunta que repito. ¿Qué has aprendido de esta experiencia, encerrado en casa? ¿Qué has valorado?

He aprendido que mi futura casa tiene que tener terraza, jajajaja. Al final, aprendes a valorar más las cosas del día a día.

¿Has llegado a pensar en las personas sanitarias que atendían sin desmayo a tanta gente enferma? ¿Aplaudías a las ocho de la tarde?

-Cuando estás tanto tiempo encerrado te da tiempo a pensar en todo. También en este caso en los que han estado en el lado más difícil en este asunto. Salíamos a aplaudir a las 8. Es un pequeño gesto de respeto y agradecimiento a esas personas.

Cuando saliste de casa por primera vez, después de tanto tiempo, el primer beso y el primer abrazo fueron para…

-Las primeras personas con las que estuve fueron mis amigos. Para poder encontrarme  con mi novia debí esperar a que nos dejaran cambiar de municipio.

Quienes le conocen mejor valoran el sacrificio permanente. Se ha tragado centenares de kilómetros para entrenar y competir. Todo por el objetivo de ser futbolista. Hay una versión más particular de él que se relaciona con los despistes (olvidadizo) y con el desgaste de zapatillas. Las rompe a pares. ¿Cuántas veces le habrán dicho que no arrastre los pies? Ahora, con el curso aprobado, sólo le falta poner la guinda deportiva al pastel, echándole narices.

(Foto: JB Monterrey)

You may also like

0 comments

Leave a Reply