El Tour comienza con polémica y caídas a granel

Dicen que en la primera semana de carrera el Tour no se gana, pero se puede perder. Los corredores lo tienen más claro. Al menos, eso se desprende en la jornada del debut. En Niza, sorprendentemente, llovía y la carretera estaba muy peligrosa. Al ritmo que iban los ciclistas, las caídas se sucedieron. Una de ellas afectó a Rafa Valls, a esta hora retirado con fractura de clavícula.

A la vista de los acontecimientos, el pelotón decidió bajar la marcha para evitar contratiempos. Unos estarán de acuerdo y otros, no. Por ejemplo, Astana que decidió dar un paso al frente. Fue cuando Miguel Ángel López chocó con una señal de tráfico después de que le patinara la rueda trasera en una curva.

El grupo fue haciendo kilómetros hasta la hora de la verdad. Justo después de la pancarta de 3 kms para el final, otra caída masiva marcó el desarrollo del sprint final en el que un veterano como Alexander Kristoff se impuso a quienes llegaron a la disputa: Pedersen, Bol, Bennett, Sagan, Viviani, Nizzolo, Pinot, Coquard, Turgis y Stuyven. El tiempo de todos ellos fue de 3.46.23.

La etapa contó con una escapada sin mayores consecuencias. Grellier (Total Direct Energie), Michael Schär (CCC ) y Cyril Gautier (Vital Concept) fue.ron los protagonistas. Llamó mucho más la atención la repetición de caídas

La lista de afectados por las caídas es larga. Entró el pánico cuando se comprobaba que algunos favoritos rodaban por el suelo. Julian Alaphilippe, Caleb Ewan, Giacomo Nizzolo,  Elia Viviani (Cofidis), entre otros. Pudieron incorporarse al pelotón y no perder tiempo en meta. Unos cuantos, sin embargo, se dejaron bastantes minutos en la llegada. Pello Bilbao, Mar Soler y José Joaquin Rojas (5’14»), por ejemplo. Sivakov, en la foto, (13′) y las secuelas de chapa y pintura se conocerán en la salida de mañana.

You may also like

0 comments

Leave a Reply