Sam Bennett se hace «isla» en el sprint del pelotón

Entre las curiosidades del Tour de Francia 2020 está en el perfil de la décima etapa. Salida de una isla (Oleron) y llegada a otra (Ré9), después de 168,5 kms. disputados con mucha tensión y nervios. Tras una jornada de descanso, el pelotón al completo paso los test del COVID-19. Todos negativos, por lo que ningún equipo, debió abandonar la carrera.

Quien si lo hace es el director de la prueba, Christian Prudhomme que no seguirá en carrera para evitar contacto con autoridades, corredores, patrocinadores y demás. En medio de ese paisaje, los ciclistas arrancaron con mucha tensión y se notó, porque la jornada sumó unas cuantas caídas.

Pudo pasar cualquier cosa en la etapa más llana del Tour. En un momento, las imágenes mostraban a Pogacar y Guillaume Martin por los suelos y con los pelos de punta. En otro momento, Valverde, Carapaz, Alaphilippe o Miguel Ángel López se veían envueltos en otro incidente. Como al día le ayudaron el tiempo, los abanicos y el estrés del pelotón, se vivió un ambiente de mucha incertidumbre.

Podía haber sido mucho más grave. No sucedió nada más allá de esos incidentes que suponen la retirada de Pozzovivo, Bewlwy y casi la de Davide Formolo, el último en llegar a meta. Bastante antes que él fueron entrando corredores. El triunfo se lo jugaron los habituales aspirantes. Fue Sam Bennett quien se llevó el gato al agua en un tiempo de 3.35.22. Era su primer triunfo en el Tour y no ocultó sus lagrimas por la emoción del momento.

Con este triunfo recupera el maillor verde, en detrimento de Peter Sagan (tercero). En medio de ambos entró Caleb Ewan y ,por detrás, Viviani, Pedersen, Greipel, Coquard, Bol, Stuyven y Mezgec que componen el Top-10 de la jornada.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply